Doctrinas de la Gracia

5 jun. 2015

Dios no es titiritero y el ser humano no es marioneta


Muchos cristianos asimilan con normalidad que Dios haya sido soberano, en el diluvio universal, en la destrucción de Sodoma y Gomorra, en la aniquilación total de pueblos enemigos de Israel, que incluía niños, mujeres y ancianos.

En lo cotidiano, y frente a todo lo que sucede a su alrededor,  suelen decir “es la voluntad de Dios”. De una manera natural, intrínseca y normal, consideran la soberanía de Dios en la muerte de un ser querido, la pérdida de un empleo,  etc.

Pero,  en lo que se refiere a su propia salvación, ahí si Dios no decide, los soberanos son ellos. Les indigna y les ofende, que les digan que Dios es soberano y dueño absoluto de la salvación humana. No aceptan y malinterpretan los pasajes bíblicos que soportan la soberanía de Dios. Y su argumento preferido es el de "Dios no es titiritero, ni nosotros somos títeres"

Cuando se les habla de la elección y la predestinación a contradictores de estas doctrinas bíblicas, muchos de ellos reaccionan, no con argumentos bíblicos, pero si con frases seculares como la conocida “Dios no nos creó como robots”.

Esta expresión parte de una cosmovisión humanista del evangelio. Se origina en el ego del individuo que se le hace intolerable e inaceptable que sea el creador y no el mismo el que decida su destino eterno. Para el caso de su propia salvación, no aplica la soberanía y la voluntad de Dios. 

Lo más curioso es que estas personas que perciben los atributos de Dios, con un prisma arminiano, asimilan con facilidad y entienden con aprobación, todas las acciones descritas en las sagradas escrituras, en las que Dios fue soberano. Aunque la mayor parte de la biblia habla de la soberanía de Dios. Tratemos de mencionar algunos casos relevantes en los que Dios decidió sobre vidas humanas. Veamos:

  • * Diluvio Universal. Génesis 7
  • * Endurecimiento del corazón del faraón de Egipto. Éxodo 9: 12; 10: 20,      27; 14: 4.
  • * Destrucción de Sodoma y Gomorra. Génesis 19.
  • *Elección de Jacob en detrimento de Esaú. Génesis 25: 23. Malaquías 1: 2-3. Romanos 9: 13
  • *Aniquilación de pueblos paganos enemigos de Israel: Cananeos, Números 21:1-3. Amorreos, Números 21: 34-35. Madianitas, Números 31. 7 naciones que ocupaban Canaán heteos gergeseos, amorreos, cananeos, ferezeos, heveos y jebuseos, Deuteronomio 7: 1-5. Haitas Josué 8. Gabaonitas, Josué 11. Amalecitas, 1 Samuel 15. Filisteos, 1 Samuel 17.
  • *Elección del pueblo de Israel solo por amor. Deuteronomio 7: 6-8

En cada uno de los hechos, descritos en los anteriores pasajes de la biblia, Dios ejerció a voluntad su soberanía.

Dándole el mismo trato que a la doctrina de la predestinación, los arminianos al analizar estos pasajes del antiguo testamento tendrían que preguntarse: Decidió Dios el destino de millones de personas como el titiritero mueve su marioneta? Además se enfrentarían a una seria confusión al tratar de responderla.

En cambio para quienes les ha sido revelado el evangelio de la gracia, que les permite conocer los atributos de Dios, la respuesta es inmediata y sin lugar a dudas: Por supuesto que NO. Dios es Dios y para su gloria, hace lo que a bien tenga con su creación. Incluyendo al hombre.

Charles Spurgeon, el príncipe de los predicadores, dijo con elocuencia en la introducción del sermón  predicado el 4 de mayo de 1856 en la capilla New Park Street, Southwark, Londres, lo siguiente: “Los hombres permitirán que Dios esté en cualquier lugar excepto en Su trono. Ellos le permitirán que esté en Su taller para formar mundos y hacer estrellas. Le permitirán que esté en Su casa de caridad repartiendo limosnas y entregando Sus tesoros. Le permitirán que sostenga la tierra y mantenga firme sus pilares, o que encienda las lámparas del cielo, o que gobierne las olas del océano, que siempre están en movimiento; pero cuando Dios asciende a Su trono, entonces Sus criaturas rechinan los dientes; y cuando nosotros proclamamos a un Dios entronizado, y el derecho que tiene de hacer lo que quiera con lo suyo, a disponer de Sus criaturas como lo crea conveniente, sin consultarlos en la materia, entonces es cuando se burlan de nosotros y somos execrados, y entonces es cuando los hombres prestan oídos sordos a nuestras palabras, pues el Dios en Su trono no es el Dios que ellos aman. Lo aman mejor en cualquier otro lugar de lo que lo hacen cuando Él se sienta con el cetro en Su mano y Su corona sobre Su cabeza. Pero nosotros amamos predicar a Dios en Su trono. Es el Dios en Su trono en quien confiamos. Es el Dios en Su trono a quien hemos estado cantando este día; y es el Dios en Su trono de quien hablaremos en este sermón.”

SOPORTE BÍBLICO DE LAS DOCTRINAS DE LA ELECCIÓN Y LA PREDESTINACIÓN

Efesios 1: 4-7 "según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, 5 en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, 6 para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, 7 en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia"

Romanos 8: 29-30  "Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. 30 Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó."

Romanos 9: 11-23 "(pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama), 12 se le dijo: El mayor servirá al menor.

13 Como está escrito: A Jacob amé, más a Esaú aborrecí. 14 ¿Qué, pues, diremos? ¿Qué hay injusticia en Dios? En ninguna manera. 15 Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. 16 Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia. 17 Porque la Escritura dice a Faraón: Para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea anunciado por toda la tierra. 18 De manera que de quien quiere, tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece. 19 Pero me dirás: ¿Por qué, pues, inculpa? porque ¿quién ha resistido a su voluntad? 20 Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así? 21 ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra? 22 ¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, 23 y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria"

2 Tesalonicenses 2: 13-14 "Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, 14 a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo."

2 Timoteo 1: 9 "quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos"

2 Timoteo 2: 10 "Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna"

Apocalipsis 17: 8 "La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será"

Efesios 2: 8-10 "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe. 10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas"

Mateo 24:31  "Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro"

Romanos 8:33  "¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica"

Colosenses 3:12  "Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;"

1 Tito 5:21  "Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, y de sus ángeles escogidos, que guardes estas cosas sin prejuicios, no haciendo nada con parcialidad."

2 Tito 2:10  "Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna."

1 Pedro 1:2  "elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas."

2 Juan 1:1  "El anciano a la señora elegida y a sus hijos, a quienes yo amo en la verdad; y no sólo yo, sino también todos los que han conocido la verdad,"

2 Juan 1:13  "Los hijos de tu hermana, la elegida, te saludan. Amén." 
Juan 10:26  "pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho." 

Amigos arminianos: Es cierto, Dios no es titiritero. Dios es Dios. Dios es el creador soberano y eternamente glorioso. Y también es verdad que los seres humanos no son marionetas para él. Son criaturas de su creación, depravados en la caída de Adán, muertos en sus delitos y pecados y merecedores de la condenación eterna. Y de estos escogió Dios, a su entera voluntad y en su total soberanía, a los que habría de salvar por el amor de su gracia para justificación, regeneración y  santificación.

Cesar Ángel 5 de mayo de 2015

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot