Doctrinas de la Gracia

25 jul. 2015

Dios hace que las personas crean. A. W. Pink

Arthur W. Pink

Pero yo en acción de gracias te ofreceré un sacrificio y cumpliré mis votos: de Yahvé viene la salvación. (Jonas 2: 10).

Quizás esté usted maravillado de que, si Dios es soberano, ¿por qué no salva a todo el mundo de sus pecados? Sabemos que Dios salva a algunas personas, pero ¿por qué no salva también a otras? No podemos decir que algunas personas sean demasiado malas como para que Dios las salve, porque Pablo el siervo del Señor escribió en 1 Timoteo 5: 15 que él fue el más grande de los pecadores. Por lo que, si Dios pudo salvar al primero de los pecadores, entonces nadie es demasiado malo como para no poder ser salvado. 

¿Es entonces Dios incapaz de salvar a algunos simplemente porque ellos no desean ser salvados? 

Antes de responder a esta pregunta, pensemos acerca de la experiencia de personas que han llegado a ser cristianas. Antes de llegar a ser creyentes, ellos no deseaban conocer a Dios. Ellos caminaban por sus propios caminos y no por los de Dios. Entonces, ¿cuál fue el cambio en ellos que los hizo creer y ser la gente que es ahora? Un creyente respondería en las palabras de 1 Cor.15:10-11 "Por la gracia de Dios soy lo que soy". Sin embargo, todos los verdaderos creyentes dirán que, aunque eran responsables de sus propias acciones, por su gracia Dios fue capaz de controlar y dirigir sus voluntades. Esto significa que ellos estuvieron dispuestos a recibir a Cristo como salvador, pero fue Dios quien primero les dio la disposición de creer. 
Es solo una parte de la verdad decir que la gente no es convertida porque no quiere creer. No es toda la verdad. ¿Por qué entonces la gente no cree? La respuesta es porque no "tienen fe. La fe es el don de Dios, y Dios la concede a las personas que él ha escogido. Leemos en Hechos 13:48 que todos aquellos que estaban ordenados para vida eterna creyeron. Así que, la razón de porqué Dios no salva a todo el mundo es que Dios el Padre es soberano en la salvación. El otorga el don de la fe salvadora solo a quien le place. 
Hay muchos textos en la Biblia que muestran que Dios el Padre es soberano en la salvación de los hombres. Vamos a mencionar algunos ejemplos: 
En primer lugar, en Romanos 9:21-23 nos dice que Dios es como un alfarero y nosotros como el barro. Las personas a quienes Dios ha escogido y las que no ha escogido son enteramente iguales en sí mismas. Si Dios no salvara a aquellos que ha escogido, entonces todo el mundo se perdería; es decir, todos se irían al infierno. Pero Dios hace una diferencia entre las personas, tal como el alfarero hace de la misma masa diferentes clases de objetos, algunos para adornar y otros para usos ordinarios. Dios puede hacer lo que quiere con lo que es suyo, es decir, con la gente que Él ha creado. "El Juez de toda la tierra hará lo que es justo". La Biblia, como ya hemos visto en Hechos 13:48, dice que todos los que están elegidos para vida eterna creerán. Este versículo muestra claramente que, el creer es el resultado de la elección de Dios. También muestra que solo ciertas personas han sido escogidas para vida eterna, lo cual significa que ellos serán salvos de sus pecados. Este versículo enseña que todos aquellos que son elegidos por Dios, sin lugar a dudas llegarán a creer en el Señor Jesucristo. 
En segundo lugar, Romanos 11:5 nos dice que hay personas en el mundo que han sido escogidas por la gracia de Dios. También nos dice por qué estas personas han sido escogidas para salvación. No fueron escogidas porque Dios viera de antemano que eran buenas gentes. Fueron escogidos simple y sencillamente por la propia bondad de Dios hacia aquellos que no la merecen. 
En tercer lugar, 1 Cor.1:26-29 nos dice que Dios no ha escogido a muchos sabios, ni poderosos, ni muchos nobles para que crean en El. Por el contrario, ha escogido a algunos de los más viles y débiles para que sean su pueblo. Esto nos muestra que es Dios definitivamente, quien escoge a las personas para que sean salvas, porque la elección de gente débil y simple, es prueba de que la salvación no tiene nada que ver con las cualidades de las personas mismas. La elección es enteramente por la bondad de Dios y no debido a ninguna otra razón. 
En cuarto lugar, en Efesios 1:3-5 leemos que Dios escogió a su pueblo antes de la fundación del mundo. En amor los escogió, para que vinieran a ser santos y sin mancha, sus hijos y sus hijas. Esto muestra que el pueblo de Dios fue escogido antes de la caída de Adán, y nos enseña también el por qué Dios los escogió. Como el texto lo señala, los escogió para ser adoptados hijos suyos, para alabanza de su gloria y de su gracia. (Vea los versículos 5,6 y 12.) También nos dice que fueron escogidos conforme a su propósito soberano y su beneplácito. (Vea los versículos 9 al 11.) 
En quinto lugar, en 2 Tes. 2:13, el apóstol Pablo da gracias a Dios de que haya escogido a los tesalonicenses para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad. Esto enseña que todo el pueblo de Dios es escogido para ser salvo y que es el Espíritu Santo quien asegura que crean la verdad. 
En sexto lugar, 2 Tim.1:9 declara que Dios llama y salva a su pueblo, no por lo que ellos hayan hecho, sino por su bondad y amor que Él quiso mostrar a los suyos. También enseña que esto fue determinado en el consejo eterno de la Trinidad, antes de que el mundo fuese. 
Finalmente, la Biblia nos dice claramente en muchos otros textos, que Dios ha escogido a un pueblo para que sea salvo. (Vea los textos en la nota al final de este capítulo.) Y puesto que han sido escogidos por Dios, ellos buscan a Dios. Así pues, no hay necesidad de temer que Dios no te haya escogido a ti; si tú le estás buscando sinceramente, seguramente es porque Dios te ha escogido. Por naturaleza nadie busca la salvación de Dios, porque todos están espiritualmente muertos y separados de Dios. 
Entonces, si tú deseas la salvación que Dios da, ese deseo es evidencia de que Dios te ama y está obrando en ti. Esta es una de las verdades más alentadoras que se encuentra en la Biblia; no lo dudes, la fe es el don de Dios. Así que, si crees, Dios te ha dado esa fe porque es su deseo que la tengas. Este es una verdad maravillosa ¿no es cierto? 

TEXTOS BÍBLICOS: 
1. En Cristo Dios nos eligió antes de que creara el mundo, para estar en su presencia santos y sin mancha. En su amor nos destinó de antemano para ser hijos suyos en Jesucristo y por medio de él. Así lo quiso y le pareció bien (Efe 1:4-5) 
2. En Cristo fuimos elegidos nosotros: Aquel que dispone de todas las cosas y las somete a su voluntad decidió que fuéramos pueblo suyo (Efe 1:11) 
3. Los que no eran judíos se alegraban al oír estas palabras y tomaban en consideración el mensaje del Señor. Y creyeron todos los que estaban destinados para una vida eterna. (Hec 13:48) 
4. Tanto que, si el Señor no acortara esos días, nadie se salvaría. Pero él ha decidido acortar esos días en consideración a sus elegidos. (Mar 13:20) 
5. Como todavía no habían hecho ni bien ni mal, la elección de Dios era totalmente libre y todo dependía, no de los méritos de alguno, sino de su propio llamado. Y fue entonces cuando se le dijo: El mayor servirá al más joven. La Escritura dice al respecto: Elegí a Jacob y rechacé a Esaú. ¿Diremos, entonces, que Dios es injusto? ¡Claro que no! Dice sin embargo a Moisés: Seré misericordioso con quien quiera serlo y me compadeceré de quien quiera compadecerme. 
Debemos concluir que lo importante no es querer, o llegar primero, sino que Dios tenga misericordia. En la Escritura dice a Faraón: Te hice Faraón con el fin de manifestar en ti mi poder y para que toda la tierra conozca mi Nombre. Así que Dios usa de misericordia con quien quiere y endurece el corazón de quien quiere. Tú me vas a decir: Dios no tiene por qué reprocharme, dado que nadie puede oponerse a su voluntad. Pero, amigo, ¿quién eres tú para pedir cuentas a Dios? ¿Acaso dirá la arcilla al que la modeló: ¿Por qué me hiciste así? ¿No dispone el alfarero de su barro y hace con el mismo barro una vasija preciosa o una para el menaje? Dios ha aguantado con mucha paciencia vasijas que solamente merecían su ira y que después de hacerlas serían reducidas a pedazos; con ellas quería manifestar su justicia y dar a conocer su poder. Asimismo, quiere manifestar las riquezas de su gloria con otras vasijas, las vasijas de la misericordia, que ha preparado de antemano para la gloria. Así nos ha llamado Dios, no sólo de entre los judíos, sino también de entre los paganos. Lo dijo con el profeta Oseas: Llamaré "pueblo mío" al que no es mi pueblo?, y "amada mía" a la que no es mi amada?. Así como se les dijo: "Ustedes no son mi pueblo", serán llamados "hijos del Dios vivo". (Rom 9:11-26) 
6. Lo mismo ocurre ahora: queda un resto escogido por pura gracia. Yo digo por gracia, y no porque cumplían. De otra manera la gracia no sería gracia. Y entonces, ¿qué? Israel no encontró lo que buscaba, pero sí lo encontraron esos elegidos mientras los demás se endurecían. (Rom 11:5-7) 
7. Ustedes no me eligieron a mí; he sido yo quien los eligió a ustedes y los preparé para que vayan y den fruto, y ese fruto permanezca. Así es como el Padre les concederá todo lo que le pidan en mi Nombre. (John 15:16) 
8. Así sucederá: los últimos serán primeros, y los primeros serán últimos. (Mat 20:16) 
9. Toma lo que te corresponde y márchate. Yo quiero dar al último lo mismo que a ti. (Mat 20:14) 
10. Él nos ha salvado y nos ha llamado para una vocación santa, no como premio a nuestros méritos, sino gratuitamente y por iniciativa propia. Esta llamada, que nos concedió en Cristo Jesús desde la eternidad, (2Ti 1:9) 
11. Por eso lo soporto todo por el bien de los elegidos, para que también ellos alcancen la salvación que se nos dio en Cristo Jesús y participen de la gloria eterna. (2Ti 2:10) 
12. No olvidamos, hermanos amados por Dios, en qué circunstancias fueron llamados. El Evangelio que les llevamos no se quedó sólo en palabras, sino que hubo milagros y Espíritu Santo, dejándoles plena convicción. Y tampoco han olvidado cómo nos portamos entre ustedes y en atención a ustedes. (1Th 1:4-5) 
13. Pedro, apóstol de Cristo Jesús, a los (judíos) que viven fuera de su patria, dispersos por el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia, a los elegidos, a quienes Dios Padre conoció de antemano y santificó por el Espíritu para acoger la fe y ser purificados por la sangre de Cristo Jesús: ¡Que la gracia y la paz abunden entre ustedes! (1Pe 1:1-2) 
14. Y Aquel que penetra los secretos más íntimos entiende esas aspiraciones del Espíritu, pues el Espíritu quiere conseguir para los santos lo que es de Dios. También sabemos que Dios dispone todas las cosas para bien de los que lo aman, a quienes él ha escogido y llamado. A los que de antemano conoció, también los predestinó a ser como su Hijo y semejantes a él, a fin de que sea el primogénito en medio de numerosos hermanos. Así, pues, a los que él eligió los llamó; a los que llamó los hizo justos y santos; a los que hizo justo y santo les da la Gloria. ¿Qué más podemos decir? Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros? (Rom 8:27-31).

1 comentario:

  1. cual es el libro de Dios hace que las personas crean. A. W. Pink ya que quiero leer mas sobre esto me parece muy importante.

    ResponderBorrar

Post Top Ad

Your Ad Spot