Doctrinas de la Gracia

29 jul. 2015

Fuego extraño. Sesión 1. John MacArthur. Subtitulado en español




Fuego extraño
Sesión 1

John MacArthur. Conferencias Iglesia de la Gracia. Sun Valley, California

Este es un período muy especial de tiempo para nosotros aquí en la Iglesia de la Gracia, al menos en nuestra pequeña familia, ya que Patricia, mi esposa, y yo, estamos celebrando nuestro aniversario de boda quincuagésimo y quiero que vean el regalo - el mejor regalo que Dios me dio en la vida. Patricia, ¿podría por favor ponerte de pie y dar la vuelta y dejar que todo el mundo te vea?
Ahora, ¿yo estaba tratando de pensar en cómo celebrar 50 años de matrimonio y 4 niños? todos ellos casados, y todos en nuestra iglesia. Quince nietos todos también en nuestra iglesia, y estamos dejando un legado a través de nuestras generaciones. Hemos bautizado unos 7 nietos con edades entre 3 y 23 años. ¿Cómo celebrarían ustedes esto?
Así que se me ocurrió una especie de cosa fuera de lo común, le dije: ¿Qué tal si te doy 50 días por 50 años? Sabes, eso es bastante escaso cuando se piensa en ello, 50 días por 50 años. Así que estamos casi en el medio de esto, y vinimos a esta conferencia, y luego vamos a irnos de nuevo, y no lo sé, podríamos tener 60 días, es lo que pienso con ella, porque estamos teniendo un gran momento. Pero sin duda volveremos en tan sólo un par de semanas para instalarnos de nuevo aquí en este maravilloso ministerio.
Hemos estado agradecido por el amor de la iglesia, y el amor de nuestros hijos y nietos. Había una nota en mi escritorio esta mañana de dos de mis nietas, que en conjunto me escribieron diciéndome que "predicar bien hoy." Por lo tanto, van a estar orando por mí. Así que de todos los dones que Dios puede darle, que tenga a su familia en Cristo y en su Iglesia y en su ministerio, sirviendo al Señor juntos, es realmente una bendición sin igual del Señor.
Estamos abordando un tema en la conferencia de esta semana, el tema del movimiento carismático contemporáneo, bajo el título de "fuego extraño". Y esto ha sido una preocupación para mí durante muchos, muchos años. Una preocupación por muchas, muchas décadas. Puedo ir de vuelta a los primeros años cuando comencé el ministerio y recordar los inicios de este movimiento y lo profundamente, profundamente preocupado que estaba. A través de los años, he tratado este tema desde este púlpito. Hace cuarenta años hice una serie acerca del movimiento carismático en los temas que estaban a la mano en ese entonces, sobre este movimiento. Algunos años después publique un libro llamado “Los carismáticos”. Después otro libro titulado “El caos de los carismáticos”, luego más series, más predicas para llamar la atención y tratar de ayudar a nuestra gente a ejercer el discernimiento.
Cuando la gente me pregunta, "¿Cuál es el mayor problema en la iglesia?" Yo siempre digo lo mismo: La ausencia de discernimiento. Ese es el mayor problema en la iglesia, porque si usted no puede discernir la verdad de la Palabra de Dios, con la Biblia en la mano, si no puede discernir la verdad, puede morir de 1000 herejías. Es como tener SIDA espiritual. Las personas que tienen un sistema inmunológico deficiente pueden morir de 1000 enfermedades. La iglesia puede morir de 1000 herejías si no puede ejercer el discernimiento. Este es siempre el problema.
Y parte de la responsabilidad del ministerio es el de instruir con mucha paciencia, como Pablo dijo a Timoteo. Pero la otra cara es redargüir, reprender, exhortar y usar la Palabra de Dios para hacer eso. Y para ejercer el discernimiento. Es en el corazón mismo de la vida cristiana. Ya que la vida cristiana es un reflejo del pensamiento cristiano y el pensamiento cristiano se debe adjuntar a la sana doctrina, y ahí es donde empieza el discernimiento.
Es muy evidente que una parte masiva de los que profesan el cristianismo carece de discernimiento. Y este es el esfuerzo que haremos en esta conferencia en estos días junto a mis queridos amigos que van a estar compartiendo la Palabra de Dios para ayudarle a Ud. a ser más exigente en su conocimiento. Sabemos que hay personas que están en este movimiento, que son engañadores, y ellos saben que son engañadores. Son falsos maestros, y ellos saben que son falsos maestros. Están en esto por el dinero, y ellos saben que están en esto por el dinero.
También sabemos que hay personas atrapadas en el movimiento que son engañados y pueden no saber que están engañados. Son salvos que, para decirlo con las palabras de Judas, necesitan ser arrebatado del fuego. Hay líderes que necesitan ser confrontados y expuestos, y hay líderes inconscientes que necesitan ser ayudados y alentados a conocer la verdad.
Queremos ser como los nobles de Berea. Queremos buscar la Escritura y ver si estas cosas son así, que miden todo con la Palabra de Dios, y este va a ser el esfuerzo de esta semana. Y como dije hace un momento, Uds. que realmente son los elegidos, tienen un asiento especial para este evento. Esto nunca, que yo recuerde, ha sucedido en la vida de la iglesia, que las personas se hayan reunido para reflexionar sobre este tema.
¿Que tan grande es? Hay quinientos millones de carismáticos que profesan en el planeta, la mitad de mil millones. Para poner esto en perspectiva, hay mil millones de católicos romanos. Y ampliando la perspectiva, hay 14 millones de mormones. Catorce millones de mormones, la mitad de mil millones de carismáticos. Es un problema enorme.
Yo no creo que nadie se podría quejar de pastores por afrontar el mormonismo, y que deberían hacerlo. Falsa visión de Dios, la falsa visión de Cristo, visión falsa de la salvación. ¿Por qué es que hemos sido tan reacios a enfrentar este movimiento masivo que ha cautivado a 500 millones y más de personas?
Así que lo que queremos hacer en estos días juntos, y hacerlo con fidelidad, y hacerlo con amor, y hacerlo con compasión, y hacerlo de una manera muy sencilla, es ayudarle a ver los problemas como lo que son y discernir. Y así se conviertan en personas con una fuerza que puedan ayudar a otras personas a ver la luz.
Quiero que abra su Biblia en Levítico capítulo 10. Es en Levítico 10 que nos encontramos con la porción de la Escritura que es la fuente para el título de la conferencia, "fuego extraño". El más alto deber y el privilegio más alto, el comportamiento más esencial, y la responsabilidad suprema de la humanidad es adorar a Dios. Permítanme decirlo de nuevo porque puede haber estado distraído buscando el pasaje. El más alto deber y el más alto privilegio, el comportamiento más esencial, y la responsabilidad suprema de la humanidad es adorar a Dios.
El Padre busca adoradores verdaderos. Los creyentes en el evangelio, en el Señor Jesucristo, son los verdaderos adoradores. Este es, pues, nuestro deber eterno, y el privilegio, y la prioridad. De hecho, cualquier mirada al cielo en el libro de Apocalipsis revela que todos los que están allí, santos y ángeles, están glorificando a Dios, dándole honra. La actividad más seria que nadie va a hacer nunca es la adoración. La actividad más seria que nadie va a hacer nunca es adorar.
Y no sólo en el cielo, incluso en la tierra. Cuando os reunís, y ustedes dicen que es con el propósito de adorar a Dios, sólo se han pronunciado sobre ustedes mismos, una urgencia, una gravedad y una seriedad en la propia actividad de adorar que los involucra. Nada es más grave que la adoración. Me temo que, en nuestra cultura, el culto se ha vuelto frívolo, superficial, poco profundo, trivial.
Esta es la actividad más seria que cualquiera pueda hacer, adorar a Dios. Estamos llamados a adorar en espíritu. Esto significa hacerlo con nuestras emociones y con nuestras facultades humanas. Pero también estamos llamados a adorar en la verdad, y esto es de acuerdo a la Escritura revelada. Debemos adorar con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerza. Debemos adorar en el amor, porque debemos amar a Dios con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerza. Todo el ser, todo lo que somos, debe estar envuelto en amar a la adoración de Dios de acuerdo a Su verdad revelada.
Dios estableció el culto en Israel justo aquí en el libro de Levítico. Los primeros líderes de adoración que vinieron ante Dios, en nombre del pueblo, eran sacerdotes. Y realmente comenzó oficialmente con Aarón en la economía de Israel. Aarón es llamado por primera vez en Éxodo capítulo 29. Él fue consagrado en Levítico capítulo 8. Él va a ser el jefe de una familia sacerdotal, que tendrá la responsabilidad de liderar la adoración para el pueblo de Dios.
En el capítulo 9 de Levítico, Aarón ofrece un sacrificio para el pueblo de Dios de acuerdo con la prescripción de Dios. Aarón se le dijo que Dios iba a responder positivamente cuando ofreció el sacrificio de acuerdo con el mandato que Dios le había dado. En Levítico 9: 6 ", Moisés dijo: “Esto es lo que el Señor les manda hacer, para que la gloria del Señor se manifieste ante ustedes." Moisés dijo a Aarón: «Acércate al altar, y ofrece tu sacrificio expiatorio y tu holocausto. Haz propiciación por ti y por el pueblo. Presenta la ofrenda por el pueblo y haz propiciación por ellos, tal como el Señor lo ha mandado». Dios le había dado el mandato y Aarón debía seguir esa orden y hacer el sacrificio. Y si lo hacía de acuerdo con el plan que Dios le había revelado, la gloria del Señor aparecería como una respuesta.
Sigamos más abajo a los versículos 22 al 24 de ese mismo capítulo, "Aarón levantó las manos hacia el pueblo, y los bendijo. Una vez que terminó de ofrecer el sacrificio expiatorio, el holocausto y el sacrificio de comunión, se retiró del altar.  Moisés y Aarón entraron en la Tienda de reunión. Al salir, bendijeron al pueblo, y la gloria del Señor se manifestó a todo el pueblo. De la presencia del Señor salió un fuego, que consumió el holocausto y la grasa que estaban sobre el altar. Al ver esto, todo el pueblo prorrumpió en gritos de júbilo y cayó rostro en tierra”.
Aarón hizo lo que se le dijo y sucedió lo que Dios prometió. Si él hizo lo que Dios le dijo que hiciera en la ofrenda del sacrificio, aparecería la gloria de Dios. Lo hizo, "la gloria del Señor " -el versículo 23-  apareció a todo el pueblo. Y entonces Dios mismo hizo descender fuego para consumir el sacrificio porque Dios estaba complacido con ese sacrificio.
Eso nos lleva al capítulo 10 del 1 al 11: "Pero Nadab y Abiú, hijos de Aarón, tomaron cada uno su incensario y, poniendo en ellos fuego e incienso, ofrecieron ante el Señor un fuego que no tenían por qué ofrecer, pues él no se lo había mandado. 2 Entonces salió de la presencia del Señor un fuego que los consumió, y murieron ante él. Moisés le dijo a Aarón: «De esto hablaba el Señor cuando dijo: “Entre los que se acercan a mí manifestaré mi santidad, y ante todo el pueblo manifestaré mi gloria.”» Y Aarón guardó silencio”.
Acababa de ver a sus dos hijos incinerados. "Entonces Moisés dijo a Aarón:" Es lo que el Señor habló diciendo: "Por los que se acerquen a mí seré santificado, y ante todo el pueblo, seré honrado. "Moisés mandó llamar a Misael y a Elzafán, hijos de Uziel, tío de Aarón, y les dijo: «Vengan acá y retiren del santuario a sus hermanos. ¡Sáquenlos del campamento! Ellos se acercaron y, tomándolos por las túnicas, se los llevaron fuera del campamento, tal como Moisés lo había ordenado. Luego Moisés les dijo a Aarón y a sus hijos Eleazar e Itamar: «No anden ustedes con el pelo despeinado, ni se rasguen los vestidos. Así no morirán ustedes ni se irritará el Señor contra toda la comunidad. Sus hermanos israelitas harán duelo por el incendio que produjo el Señor, pero ustedes no vayan a salir de la Tienda de reunión, no sea que mueran, porque el aceite de la unción del Señor está sobre ustedes.» Y ellos hicieron lo que Moisés les dijo”
"El Señor le dijo a Aarón: «Ni tú ni tus hijos deben beber vino ni licor cuando entren en la Tienda de reunión, pues de lo contrario morirán. Éste es un estatuto perpetuo para tus descendientes, para que puedan distinguir entre lo santo y lo profano, y entre lo puro y lo impuro, y puedan también enseñar a los israelitas todos los estatutos que el Señor les ha dado a conocer por medio de Moisés.»".
Aarón fue obediente y Dios consumió el sacrificio. Sus dos hijos fueron desobedientes, y Dios los consumió a ellos. No quiero entrar en todos los detalles de esto. Baste decir que cuando se llega ante el Señor, es mejor honrar al Señor. Será mejor venir de una manera que sea consistente con su voluntad y revelación. Esto es lo que significa adorar en verdad.
Ahora los hijos de Aarón eran hombres muy honrados, hombres muy respetados. Ellos eran sacerdotes del Dios único y verdadero. El mayor, siendo el primero en la línea, tenía la responsabilidad sobre el sumo sacerdote, el siguiente en la línea. Moisés era su tío. Sus nombres encabezaron la lista de los nobles de Israel en Éxodo 24. Eran hombres muy respetados. Además de Abraham y Moisés, los únicos nombrados en las Escrituras, por primera vez la Escritura se refiere a estos como líderes de Israel. Estos dos hijos, eran realmente - aparte de Aarón y de Moisés-, quiero decir, los únicos nombrados en la primera lista de los líderes de Israel. Está escrito en Números, eran parte del Sanedrín, los primeros 70 ancianos. No eran siniestros. No eran malos. No eran usurpadores. Ellos fueron honrados hombres.
Los 70, tuvieron el privilegio de venir a medio camino del Sinaí para ver, desde cierta distancia, como Dios habló con Moisés. Eso es un gran privilegio, porque a la gente no se le permitía acercarse a la montaña, incluso a los animales no se les permitía acercarse a la montaña, como está en Éxodo capítulo 19. Todo el mundo debía muy, muy lejos. La gente fuera en el desierto mirando el fuego y el humo en la montaña, mientras que Nadab y Abiú fueron invitados a venir. Y de acuerdo a Éxodo 24, vieron a Dios y comieron y bebieron. Hombres privilegiados, más cerca de Dios que cualquier otra persona. Sólo Moisés sería considerado más cercano. Parecían tan seguros, tan seguros.
Y entonces sucedió, versículo 2, "El fuego salió de la presencia del Señor y los consumió, y murieron delante de Jehová." Moisés dijo: "Debido a que habían llegado ante Él de una manera impía y ofrecieron fuego extraño." No sabemos lo que el fuego extraño es particularmente. Creo que la mejor suposición de lo que es el fuego extraño, es que vino de fuente diferente al altar de bronce, el cual requería ser encendido por el mismo Dios del cielo. Debían llevar el fuego del altar de bronce que Dios había encendido personalmente de manera sobrenatural. Obviamente, trajeron el fuego de otro lugar, de alguna otra fuente. Puede parecer un asunto menor. Podría parecer carnal, casual, generación impertinente autoindulgente como la nuestra y esto fue realmente una acción exageradamente grave. Bueno, ¿por qué le importa a Dios donde el fuego vino? ¿No es un detalle menor?
Puede que haya habido más que eso, sin embargo. No fue un detalle menor para Dios y no pudo haber sido más que eso. El hecho de que en el versículo 9, Aarón es instruido de no beber vino ni sidra puede indicar que en realidad estaban borrachos. No estaban en el control de sus pensamientos. Y esto llevó a su blasfemo desprecio por la prescripción de que Dios había ordenado.
El mismo fuego que encendió el sacrificio en 9: 24, les prendió fuego en el décimo capítulo. Esto es preocupante y esto es aterrador. Es una reminiscencia de Dios matando a Ananías y Safira en frente de la congregación en Hechos 5 por haber mentido al Espíritu Santo sobre la cantidad de dinero que consiguieron cuando vendieron su propiedad. Esto también puede parecer, a una cultura informal, carnal, un poco exagerado, o una gran reacción exagerada. Pero permítanme colocarlo sencillo para usted. Los delitos más graves contra Dios ocurren en la adoración corrupta. Los signos más graves, los delitos más graves, más bien, en contra de Dios, se producen en la adoración corrupta.
Vayamos de regreso, sólo por un minuto, al capítulo 32 del Éxodo, Éxodo capítulo 32. Tengo tantas cosas que decir, vamos a terminar e ir un poco más rápido aquí. Sé que recuerdan la historia de Éxodo capítulo 32 porque es la historia del becerro de oro. El versículo 4 del mismo capítulo, donde Aarón ahora los lleva a esto del becerro.
"y él los tomó de las manos de ellos, y le dio forma con buril, e hizo de ello un becerro de fundición. Entonces dijeron: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto". Y el pueblo, como lo dice el versículo 6, "… al día siguiente madrugaron, y ofrecieron holocaustos, y presentaron ofrendas de paz; y se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a regocijarse” transformaron la gloria de Dios en una falsa representación con una imagen blasfema.
Ustedes saben cómo termina la historia. Fue un desastre para ellos. Hubo una masacre masiva. Las personas murieron en el acto. El hermano se levantó contra el hermano con espada y las familias, se menguaban a muerte, llevando a cabo el mandato de Dios para castigar a los fieles que habían corrompido adoración.
Sólo quiero repetir esto otra vez. Los delitos más graves cometidos contra Dios están comprometidos en la adoración corrupta. Eso nos lleva al punto donde tenemos que decir que el movimiento carismático deshonra a Dios continuamente en sus falsas formas de culto. Se deshonra al Padre. Se deshonra al Hijo. Pero más específicamente, se deshonra al Espíritu Santo. Ideas irreverentes, acciones irreverentes, creencias falsas, falsos reclamos, promesas falsas, comportamientos carnales, todas estas cosas se atribuyen al Espíritu Santo. Son una deshonra para este movimiento por que identifican estas acciones con su nombre. Es triste pero este fuego extraño es motivo de juicio, es motivo de juicio.
Cuando estaba hablando de esto, hace unos meses a nuestra iglesia, me dije, "Esto es grave." Jesús les dijo a los líderes judíos, "Ustedes han atribuido las obras que el Espíritu Santo ha hecho, a Satanás." En otras palabras, dijeron que Jesús hizo lo que hizo por el poder de Satanás, Mateo 12, y él dijo: "Ustedes han atribuido las obras del Espíritu Santo a Satanás."
Es justo decir que lo contrario ha sucediendo en muchos lugares en el movimiento carismático. Ellos atribuyen al Espíritu Santo, las obras de Satanás. Una vez que atribuyen a Satanás las obras del Espíritu Santo, las cosas quedan al revés. Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Santo, el Dios trino no debe ser burlado. Es peligroso para todos los que ofrecen fuego extraño. Es peligroso para todos los que ofrecen la adoración corrupta. Es peligroso declarar cosas que el Espíritu Santo no ha hecho, no ha dicho, como si fueran obras del Espíritu Santo. Eso no es un asunto menor. Es radicalmente muy serio deshonrar el Espíritu Santo, aunque aparentemente no sea su intención.
Yo estaba viendo el otro día, hindúes que hacen parte de lo que se llama el culto Kundalini, el culto Kundalini. Tienen ciertos movimientos del cuerpo que parecen ser quizás mejor explicado por la posesión demoníaca. Y son movimientos del cuerpo absolutamente idénticos a los que hace la gente en el movimiento carismático en comportamientos extremos que vemos en los llamados avivamientos. Esto es paganismo. Esta es la obra de Satanás. Esta es la obra del reino de las tinieblas, y no debe ser atribuido al Espíritu Santo.
Es una cosa trágica. En cierto modo es tan ridículo que es posible reírse de él. Es una ironía trágica y dolorosa, con franqueza, que los que dicen ser más fiel al Espíritu Santo, los que dicen tienen un rincón en su poder, los que dicen estar experimentando su presencia, están siguiendo patrones que blasfeman de su nombre, y que son los mismos que los que se dedican a los demonios.
Atribuir obras al Espíritu Santo que no hizo, palabras que no dijo, experiencias de las cuales no es autor, es un delito muy grave, un delito muy grave. En cierto modo, los carismáticos han lanzado sus fantasías en el fuego extraño de la experiencia mística, y adoran a un falso dios de poder demoníaco.
¿Estoy desacreditando a todos en el movimiento carismático? No. Creo que hay gente en el movimiento que desean adorar a Dios de una manera verdadera. Pueden estar atrapados en esta falsa adoración. Pero la intención no es suficiente. El movimiento en sí – escuchen con atención - no ofrece nada a la verdadera adoración. ¿Puedo decir esto otra vez? El movimiento en sí no ha traído nada para enriquecer la verdadera adoración.
¿Por qué digo eso? Debido a que el movimiento carismático, como tal, no ha hecho ninguna contribución a la claridad bíblica. No ha hecho ninguna contribución a la interpretación bíblica. No ha hecho ninguna contribución a la sana doctrina. Teníamos una interpretación bíblica precisa mucho antes de que comenzara el movimiento carismático. Teníamos una fuerte doctrina mucho antes de que el movimiento carismático llegará. Hemos tenido un flujo constante de hombres fieles, desde el final de los apóstoles, una corriente clara de la verdad que nos da una rica comprensión plena de la Palabra de Dios.
Es por eso que hoy en día un cristiano puede volver atrás y leer los apóstoles, y luego volver atrás a leer los reformadores, y volver atrás y leer los puritanos, y seguir el flujo de la verdad a través de la historia, y encontrar riqueza, comprensión y claridad en todos los temas en el camino de regreso. Ellos no añaden nada a eso. Trajeron el caos, la confusión, la tergiversación y la incomprensión.
¿Algunos en el movimiento carismático creen la verdad? Lo hacen. Ellos lo hacen. ¿Algunos en el movimiento carismático mantienen una sana teología en algunos temas? Lo hacen. Pero ninguno de esos verdaderos entendimientos ha llegado a ellos a través de ese movimiento. El verdadero entendimiento siempre ha estado allí en la larga línea de predicadores piadosos y los maestros que Dios ha usado para mantener la verdad y para mantener la iglesia en su curso. El movimiento no añade nada a eso. Quita y confunde. No es una fuente para cualquier avance de nuestra comprensión de la Escritura o de la sana doctrina.
¿Hay gente que realmente se salva en las iglesias carismáticas y bajo la predicación de los predicadores carismáticos? Respuesta: Sí la hay, pero nada que venga de este movimiento ha sido la razón por la que se salvaron. El evangelio es la razón por la que se salvaron, y no fue inventado por ese movimiento. En algunos lugares carismáticos está todavía intacto. En algunos no lo está.
Nada que viene del movimiento carismático ha proporcionado la recuperación o el fortalecimiento del evangelio bíblico. Nada que viene del movimiento carismático ha conservado la verdad y la sana doctrina. Sólo se ha producido una distorsión, confusión y error. La fe del evangelio bíblico ha permanecido intacta. Ha sobrevivido. Y sobrevive porque Dios la protege y levanta hombres fieles, en iglesias fieles, de generación en generación.
Sí, hay gente en el movimiento carismático que conocen la verdad, que aman la verdad, que son ortodoxos en el evangelio, y heterodoxos en el Espíritu Santo. No todos ellos son herejes. Pero repito, la contribución a la verdad de la gente del movimiento no viene del movimiento. Viene a pesar de este.
Pero, por otro lado, el movimiento carismático está lleno de no cristianos, personas que no conocen a Dios, personas que participan por razones carnales, deseos carnales y experiencias emocionales. Estoy agradecido por los que conocen la verdad y son fieles a la verdad, pero la gran mayoría, me temo, están en la oscuridad. Y este es el mayor engaño de todos. La masa de gente que se ven en Mateo capítulo 7 que son muchos, muchos que dicen: "Yo hice esto en tu nombre, hice aquello en tu nombre, he predicado en tu nombre, hice milagros en tu nombre" Y Jesús les dice: "Apartaos de mí” - ¿Qué? - “Nunca os conocí." Esta es una profecía, sin duda, para este movimiento.
Yo glorifico a Dios por su gracia con los pecadores que están en estas iglesias y bajo estas influencias, porque Dios ha permitido que la verdad reside en algunos de esos ambientes. Le doy gloria por la gracia que da a los pecadores que están en estas iglesias. Es posible, a pesar del movimiento, convertirse en un creyente, pero no a causa de este.
Mi gran temor es que, por todo el mundo, la gente está perdida, perdida en este movimiento, persiguiendo deseos carnales y falsas promesas, con poco o ningún conocimiento o interés en el verdadero evangelio, el verdadero arrepentimiento, el verdadero Cristo, y la verdadera salvación. Ningún movimiento supuestamente basado en un evangelio ortodoxo, ha hecho más daño a la iglesia que este movimiento.
Como ya he dicho, 14 millones de mormones son más que suficiente. El daño que 500 millones de personas carismáticas pueden hacerle a la comprensión ortodoxa de la Escritura y la verdad divina es monumental. Y me temo que su éxito no se debe a que tengan conexión con la verdad, su éxito se debe a su conexión con el reino de las tinieblas. Su éxito se debe a que está prometiendo lo que los pecadores no regenerados quieren. El Evangelicalismo se ha colocado de brazos abiertos y ha dado la bienvenida al caballo de Troya del movimiento carismático en la ciudad de Dios, y sus tropas han tomado el mando y han colocado un ídolo en la ciudad de Dios, no la verdad.
¿Hay algo más grave que esto? No lo creo. Por el contrario, la teología reformada, la sana doctrina, no es un paraíso para los falsos maestros. No es donde residen los falsos maestros. La teología reformada, la sana doctrina, fiel, y la larga fila de hombres piadosos de exposición bíblica no son lugares para falsos maestros. No es a dónde va el fraude. No es donde engañadores codiciosos terminan. No es donde se encuentran los mentirosos y los que tergiversan la verdad. Si van a una iglesia reformada – las que creen en las doctrinas de la reforma que nos llevaron de vuelta al Nuevo Testamento – no van a encontrar milagros falsos, falsas visiones, profecías falsas, falsas unciones y raros desordenes por doquier. No vas a encontrar a la gente temblando, o balbuceando, o tirándose en el piso o diciendo cosas extrañas sobre el Espíritu Santo. Eso no va a suceder en ese lugar porque esas iglesias están ancladas a la verdad. Una vez que la experiencia y la emoción, y la intuición se convierte en la definición de lo que es verdad, entonces el infierno se desata.
En 1657, John Owen escribió un análisis de la comunión con Dios de una manera clásica. Los puritanos solían leer esto. Este es el título de su libro. Aquí está el título. “De la comunión con Dios, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Cada persona distinta en amor, gracia y consuelo”. Eso sí que es un título conciso, ¿no crees? O, dice, aquí hay otro título. “La comunión de los santos con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo desplegada”. Es un tesoro, este libro de John Owen, porque habla de la comunión trinitaria.
Owen muestra cómo nuestra comunión es con el Padre, con el Hijo y con el Espíritu Santo, y la forma en que recibimos y respondemos a cada persona en la Trinidad. Nuestra relación de pacto está atada a cada miembro de la trinidad. Nuestra relación es iniciada por el Padre, ratificada por el Hijo y comunicada por el Espíritu Santo. El Padre expresa amor soberano divino. El Hijo expresa soberana gracia divina. El Espíritu Santo dispensa la vida soberana divina. Estamos – o deberíamos estar - comprometidos en la adoración llena del Espíritu Santo, la celebración de todo lo que Dios ha hecho en el inicio, todo lo que el Hijo ha hecho en la validación, y todo lo que el Espíritu ha hecho, si se quiere, en la consagración, el acto real de salvarnos y santificarnos.
¿Cuál es la obra del Espíritu Santo? Él convence. Él regenera. Él justifica. Él ilumina. Él limpia. Él convierte. Él santifica. Él adopta. Él bautiza. Él mora. Él dota. Él da poder. Él guía. Él ofrece. Produce frutos. Él nos asegura. Esto es lo que dice la Escritura.
Y lo que no dice es esto: El Espíritu Santo nos derriba. El Espíritu Santo nos hace reír de una manera tonta. El Espíritu Santo amplifica nuestro calor corporal. El Espíritu Santo nos da hipo. El Espíritu Santo nos da convulsiones, nos pone en un estado de estupor, nos produce borrachera, nos hace caer, hablar tonterías, hacer sonidos silábicos, saltar, rodar. Ridículo, absolutamente ridículo.
"El ministerio del Espíritu", escribe John Owen, "consiste en traer las promesas de Cristo a nuestra memoria, en glorificarlo en nuestros corazones, en derramar el amor de Dios en nosotros, en ser testigo de nuestro espiritual estado y condición, en sellarnos hasta el día de la redención como arras de nuestra herencia, en darnos la unción que nos consuela, en confirmar nuestra adopción, en acompañarnos en nuestra súplica. Es esta la sabiduría de la fe, recibir del Consolador todas estas cosas. Y no pierde su dulzura, a pesar de estar bajo la sombra del autor, ni está por debajo de lo que se nos exige para nuestra rendición. No podemos dejar que la obra maravillosa del Espíritu Santo se encuentre en estado latente en la oscuridad, debemos reconocerlo y en comunión con Él agradecerle por ello. "
Owen dice: "El patrón normal de la comunión de un creyente es con las tres personas de la Trinidad en la meditación, la oración y una vida debidamente ordenada. Debemos detenernos en la misericordia y el ministerio que cada persona de la trinidad tiene hacia nosotros, y dar la respuesta adecuada de amor y sumisión, claramente, a cada uno." Esta es la comunión plena con Dios. Desagrada a Dios la burla al Espíritu Santo. Romanos 12 habla de la adoración aceptable. Esta es una prioridad. La mayor prioridad.
Otro puritano, Thomas Goodwin, dice, "Nuestra adoración a veces es con el Padre, otras veces con el Hijo, y otras con el Espíritu Santo. A veces, nuestro corazón al adorar, considera el amor del Padre en la elección, y luego el amor de Cristo en la redención, y luego el amor del Espíritu Santo en la búsqueda de las cosas profundas de Dios reveladas a nosotros, y su compañía en nuestras penas. Y así el hombre pasa claramente de una persona de la trinidad a otra. Dice Goodwin, "es la comunión que tenemos que tener ".
Dice, además: "Nunca debemos estar satisfechos hasta que las tres personas se encuentran a nivel de nosotros, y sentarnos, por decirlo así, en medio de ellos, mientras todos ellos manifiestan su amor a nosotros. Esto es lo más grande que jamás Cristo prometió en esta vida. -Me encanta esa frase-, Para que todas las personas de la Trinidad tengan el mismo nivel que nosotros, dándoles igual honor ".
Hay una advertencia en hebreos 10, si quieres verlo por un minuto. Hebreos 10: 29: "Cuánto más severo castigo pensáis que merecerá el que ha pisoteado al Hijo de Dios, ¿y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?" Acompáñenme a la primera mitad de este versículo, en donde dice que hay un infierno más caliente para las personas que pisotean al Hijo de Dios. Hay un infierno más caliente para las personas que pisotean al Hijo de Dios. No nos gusta cuando la gente pisotee al Hijo de Dios.
En los últimos 25 años más o menos, ha habido una bien pensada y muy importante defensa del evangelio, a través de organizaciones, instituciones, coaliciones, grupos, se me ocurre que se remonta a antes de que Jim Boice se fue al cielo. Boice comenzó la Asociación de evangélicos confesionales, y todo el mundo estaba uniéndose. Tenemos que defender a Cristo, defender Su deidad, defender su carácter, su naturaleza, defender su obra en la cruz, defender su resurrección, defender la doctrina de la justificación, y las innumerables y grandes verdades que están relacionadas con su obra, con la cruz y la resurrección.
Ha habido un grupo de fondo que continuo, continuo, continuo en esta defensa, y han perseverado en ello. E incluso han conseguido algo, y es que se señale la cruz, y se mire a la cruz, y se contemple la cruz. Hemos defendido a Cristo sin venganza, comprometidos incansablemente siempre que Él es atacado.
Y lo hemos hecho prácticamente igual cuando Dios es atacado. Cuando algunos teólogos llegaron y sugirieron que Dios no conoce el futuro, no pudo planificar el futuro, no tenía ni idea de lo que el futuro iba a ser, se llama "teología de la apertura". Había un grupo base y muchos eruditos y escritores y predicadores empezaron a reunir y capacitar a la comunidad evangélica para contestar este ataque a Dios Padre.

Pero en hebreo 10: 29, debemos recordar, que hay un castigo más severo para quien ha insultado al Espíritu de gracia. La forma nominal del verbo griego enubrizō, es hubristēs, de donde obtenemos la palabra inglés "arrogancia". Significa "audacia, insolencia, un insulto violento o un insulto indignante."

Este es “Ruaj de Yahweh”. Este es el aliento del Todopoderoso. Este es el Espíritu Santo de Dios. Si bien todos estamos de acuerdo en que el infierno será más caliente para las personas que pisotean al Hijo de Dios – o sea los que saben la verdad de su vida, su muerte y su provisión y sin embargo lo pisotean – sabemos también que igual castigo tendrán las personas que son insolentes, y violentamente insultan al Espíritu de gracia.

Y el siguiente versículo dice: "Mía es la venganza, yo pagaré". Y otra vez: “El Señor juzgará a su pueblo". Su pueblo. "Es una cosa terrible caer en las manos del Dios vivo." La gente debería aterrorizarse, al insultar al Espíritu Santo, aterrorizarse.

El Nuevo Testamento nos revela que el Ruaj Yahvé, el aliento de Dios, el Espíritu Santo, crea la vida, y transforma la vida, y purifica, conforta y lleva a los pecadores a Cristo, y equipa y da poder, y los sella, asegura e ilumina. Estas son las cosas por las que ha de ser honrado y amado.

He aquí una cita. "El mayor engaño satánico que se ha ofrecido nunca es la falsa doctrina de una vez salvo, siempre salvo." ¿Quién es el que nos mantiene siempre? ¿Quién es el que nos sella para siempre? ¿Quién es las arras de nuestra herencia? El Espíritu Santo. La obra del Espíritu Santo es para nosotros seguridad para siempre.

Esta cita es de un líder carismático. "El mayor engaño satánico que se ha ofrecido nunca es la falsa doctrina de una vez salvo, siempre salvo." Con esta cita acusa la obra del Espíritu Santo de ser la obra de Satanás. Debido a la obra del Espíritu Santo que intercede por nosotros con gemidos indecibles, todo el que es llamado, es justificado, y todos los que son justificados son, - ¿qué? – glorificados. Romanos 8. Esta cita insulta al Espíritu Santo. Esto es algo peligroso, muy peligroso.

Benny Hinn dice esto. "No, no, nunca jamás vayas al Señor y decirle: Si es tu voluntad." “No vuelvas a decir eso.” "La actuación del Espíritu Santo depende de mis palabras. Él no se moverá hasta que yo lo diga.” ¿En serio? Acaban de ver ustedes como en dos citas, el Espíritu Santo es acusado de actividad demoníaca y su soberanía es colocada en entredicho. Benny es soberano. El Espíritu Santo no lo es.

Esto, por cierto, viene de un falso maestro que dice que tiene la unción de Dios. Por cierto, eso es una fantasía fabricada, esa unción, dice él, la recibió al visitar las tumbas de dos mujeres predicadoras fallecidas: Aimee Semple McPherson y Kathryn Kuhlman. Durante su visita a las tumbas, recibió la unción.

No quiero perder el tiempo pasando por todas las afirmaciones ridículas que hacen. Sólo quiero destacar la gravedad que esto es. Volvamos otra vez, al punto principal. La adoración del Dios trino es el más fundamental de todos los derechos y el más alto de todas las responsabilidades. En Éxodo capítulo 20, nos instruye acerca de la adoración a Dios y la primera mitad de los mandamientos nos enseña a como relacionarnos con Él, para no hacer una imagen de talla. Y todo termina con "No tomarás el nombre del Señor” - ¿qué? – “En vano." ¿Está bien tomar su nombre en vano? Qué significa esto? Es hablar de Dios en cualquier forma irreverente. Hablar de Dios en cualquier forma irreverente. No es sólo usar el nombre de Dios como una mala palabra. Es hablar de Dios de cualquier manera irreverente, de cualquier manera, que lo tergiversa en su naturaleza, en sus atributos, y sus obras o en sus palabras.

Cualquier cosa atribuida a Dios, que no es de Dios es tomar su nombre en vano. Pensar en Dios, concebir a Dios, referirse a Dios como algo más y diferente a lo que Él es, y para asignarle a Él cosas que nunca haría, o palabras que nunca diría, es tomar su nombre en vano. No se trata sólo de un juramento en falso. Es ignorar lo que verdaderamente es Dios. Es tergiversar a Dios. Esto es lo más grave.

En Deuteronomio 28: 58 al 60 dice:  "Si no cuidares de poner por obra todas las palabras de esta ley que están escritas en este libro, temiendo este nombre glorioso y temible: JEHOVÁ TU DIOS, entonces Jehová aumentará maravillosamente tus plagas y las plagas de tu descendencia, plagas grandes y permanentes, y enfermedades malignas y duraderas; y traerá sobre ti todos los males de Egipto, delante de los cuales temiste, y no te dejarán.”
Toma el nombre del Señor en vano y Dios te va a castigar. Tal no quedará impune, dice Deuteronomio. Tal no quedará impune.

Saben, no me sorprende que el movimiento carismático haya sobrevivido a la forma en que lo ha hecho. la gente me dice: "¿Por qué Dios no ha golpeado a estas personas?" Porque Él es paciente por naturaleza y porque sus propósitos son desconocidos para mí. No sé nada más sobre los consejos secretos de Dios que lo que hizo con Job. Y Dios no está obligado a tener que decirme todo. Pero sí sé esto. El crecimiento del falso movimiento carismático no detendrá la mano de Dios, su juicio, en el tiempo de Dios.

No necesitamos una versión “becerro de oro” del Espíritu Santo. No necesitamos un Espíritu Santo falso. Necesitamos el Espíritu Santo que se revela en las Escrituras, llamado "el aliento del Todopoderoso" en Job 33, "el Espíritu eterno" de hebreos 9, "el Espíritu generoso" del Salmo 51, "el buen espíritu" del Salmo 143. Además, estos nombres: El Espíritu del Dios viviente, el Espíritu de Dios, el Espíritu del Padre, el Espíritu de Cristo, el Espíritu del Hijo, el Espíritu de vida, el Espíritu de gracia, el Espíritu de sabiduría, el Espíritu de consejo, fuerza, entendimiento, conocimiento, y el temor del Señor; el Espíritu de la Verdad, el Espíritu de santidad, el Espíritu de la gloria, el Consolador, y en Lucas 1, “el Poder del Altísimo”.

Tan santos como el Padre y el Hijo, lo es el santo Espíritu. Como soberanos son el Padre y el Hijo, soberano es el Espíritu. Tan poderoso como el Padre y el Hijo, poderoso es el Espíritu. Misericordioso como el Padre y el Hijo, lleno de gracia es el Espíritu. Como amorosos son el Padre y el Hijo, amoroso es el Espíritu. Uno en la perfección.

Todo esto me lleva simplemente a decir que estamos aquí para tratar de llamar a la restauración de la verdadera adoración del Espíritu Santo en la iglesia. Es difícil para mí tratarlo. El celo por la casa de Dios, diciéndolo con las palabras que Jesús tomó del salmista: "El celo de tu casa me ha consumido. Los reproches que caen en ti, cayeron sobre mí." Cuando el Espíritu Santo está tan deshonrado, siento dolor. La iglesia se ha levantado, como ya he dicho, para defender al Padre, levantado para defender al Hijo. ¿Por qué no ha de levantarse para defender el Espíritu Santo? Realmente no hay manera de explicar tal fracaso.

El movimiento carismático ha alcanzado, con éxito, aceptación en base al amor y la tolerancia. Y es así que se ha acogido, corrompiendo la iglesia, el cultivar emotividad extremadamente, confundiendo a la gente acerca de la oración, la adoración, la alabanza, la fe, la alegría, la humildad, la soberanía, y una cantidad de otras cosas. Y de nuevo, como en el pasado, esta emotividad extrema deberá ser rechazada, por herética.

Permítanme concluir con algunas reflexiones, y tratar de sacar fuera de nuestras mentes algunas de las cosas negativas que en cierto modo les he obligado a pensar. Hay un gran homenaje al Espíritu de Dios que quiero dejar a ustedes como un gran homenaje. Un tributo al margen de todo lo que hemos hablado respecto a los engañadores y falsos maestros, y este homenaje es su mejor regalo para nosotros.

Por esto quiero que volvamos a Romanos 8, Romanos 8. Esta es una parte muy familiar de las Escrituras, pero quiero que lo veas tal vez con una nueva luz. Esta es su obra más grande para nosotros. Vamos a empezar en los versículos 26 y 27, "Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos”. Eso se refiere, por supuesto, al Espíritu Santo.
Versículos 28 al 30: "Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó”

Romanos 8 es el capítulo del Espíritu Santo, todo sobre el Espíritu Santo y su ministerio. Todo se reduce al versículo 26, y "el Espíritu Santo nos ayuda en nuestra debilidad". Lo hace, en primer lugar, intercediendo por nosotros. Él es un intercesor como Cristo es un intercesor para nosotros. Y Él siempre intercede conforme a la voluntad de Dios, porque Él conoce la voluntad de Dios. Como resultado de la labor de intercesión del Espíritu Santo, todo funciona para bien. Todo funciona para nuestro bien eterno como creyentes, no sólo porque Dios lo dice, sino porque el Espíritu Santo se asegura de que suceda, ¿de acuerdo? El Espíritu Santo es el que todo lo que trabaja para nuestro bien, todo, absolutamente todo.

Pero hay otro elemento en esto ¿Cuál es la esencia de esta bondad? ¿Qué quieres decir, “todas las cosas les ayudan a bien”? ¿Cuál bien? El versículo 29, aquí está. Aquí está lo bueno. "A los que de antemano conoció, predestinó a ser hechos conforme a la imagen de su hijo." Ahora el trabajo final del Espíritu Santo, es conformarnos con Cristo, ¿de acuerdo? El Espíritu Santo hace su obra en nosotros para que todo funcione en conjunto hacia un bien supremo, y que el bien final es conforme a la imagen del Hijo de Dios. Así que Él, se convierte en el primero, entre muchos, que comparten su semejanza.

Entonces, ¿qué quiere hacer el Espíritu Santo en su vida? Dicho de esta manera: a quien quiere usted asemejarse? A Cristo, para hacerte semejante a Cristo. Para ser conformados a la Eikon, la Eikon, la imagen de Cristo. Él obra en nosotros para hacernos como Jesucristo.

Esto es lo que Pablo habla en Filipenses cuando dijo: "Yo prosigo a la meta." Y usted dice: "Bueno, ¿cuál es la meta?" La meta es el premio del supremo llamamiento. ¿Cuál es el premio cuando seamos llamados a lo alto? Seremos como Cristo. En lo que nos convertiremos cuando estemos glorificados. Ese es el objetivo, incluso ahora en nuestra santificación. Lo que vamos a llegar a ser si hemos sido predestinados y llamados, y justificados; vamos a ser glorificados. Y cuando estemos glorificados, vamos a ser hechos semejantes a Cristo - 1 Juan 3 - "Seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es" Ese es el objetivo final, el Espíritu Santo nos llevará allí.

Mientras tanto, hasta que seamos glorificados y hechos semejantes a Cristo, la obra del Espíritu Santo es para conformarnos cada vez más a su imagen. Para entender su obra, entonces, tenemos que mirar a Cristo. Tenemos que mirar a Cristo, porque nos vamos a ver en Cristo, que es totalmente hombre, una imagen de la obra completa del Espíritu Santo.

¿Cómo el Espíritu Santo trabaja en Cristo? ¿Acaso derribándolo? ¿Acaso lo hace parecer borracho? ¿Acaso lo hace caer, o revolcarse, o reír histéricamente, o balbucear, o hablar boberías? Es una cosa extraña pensar en estas cosas. Y los que se encargan de que la gente haga estas cosas no están llenos del Espíritu. Eso no es lo que hace el Espíritu Santo.

El Espíritu Santo fue el compañero inseparable de Jesús, el compañero constante de Jesús. Fue el Espíritu de Dios, que le dio vida en el vientre de María. El Hijo de Dios se despojó de sus prerrogativas divinas, presentado voluntariamente a la voluntad del Padre que está en el poder del Espíritu. Jesús restringió el uso independiente de sus habilidades divinas, privilegios, y Él mismo se dio al Espíritu Santo.

Así que su vida fue así. Basta con escuchar esto. Según Lucas 1, Él fue concebido por el Espíritu Santo. Según Lucas, fue madurado por el Espíritu Santo, creciendo en sabiduría, en estatura, con el favor de Dios y el hombre. Según Marcos 1, fue ungido por el Espíritu Santo en su bautismo. Según Lucas 4, fue sostenido por el Espíritu Santo en su tentación. De acuerdo con ese mismo capítulo, fue capacitado por el Espíritu Santo, Lucas 4: 14-15, para el ministerio. Él estaba lleno del Espíritu Santo, para que Él caminará en perfecta obediencia. Él fue perfeccionado para la obediencia. El poder del Espíritu, a través del sufrimiento, le hizo obediente. Hebreos 9:14 dice que Él se enfrentó a la muerte triunfalmente en el poder del Espíritu Santo.

Fue el Espíritu Santo, el que operaba en Jesús. Romanos 1 dice que Él fue criado por el poder del Espíritu Santo. Incluso después de su resurrección. Su ministerio después de la resurrección, según Hechos 1: 1-2, fue con el poder del Espíritu como Él enseñó acerca del reino.

Ahora escuchen, el Espíritu Santo es a Cristo como Él es para nosotros. Si quieres ver la perfección de la obra del Espíritu Santo en nosotros, mira el trabajo que hizo en el hombre perfecto. Permítanme volver a esto un momento.

Jesús fue concebido por el Espíritu Santo, y es el Espíritu Santo que nos da la vida, que nace del Espíritu. Jesús fue madurado por el Espíritu Santo. Es el Espíritu Santo quien nos concede poder para crecer. Él fue ungido por el Espíritu Santo en el bautismo. Es el Espíritu por el cual somos bautizados en el cuerpo de Cristo. Él fue sostenido por el Espíritu Santo en sus tentaciones. Es el Espíritu quien nos fortalece interiormente, en medio de nuestras tentaciones. Fue el poder del Espíritu Santo en el ministerio de Jesús. Es el Espíritu Santo quien nos da poder en el ministerio. Él estaba lleno del Espíritu Santo. Puede haber una manifestación del fruto del Espíritu y de la santidad. Es el Espíritu que nos llena y produce fruto en nosotros. Él fue perfeccionado por el poder del Espíritu Santo en la obediencia, y el Espíritu hace lo mismo en nosotros. Se enfrentó a la muerte triunfalmente en el Espíritu. Es el Espíritu de gracia y de gloria que nos sostiene en nuestro sufrimiento. Él fue resucitado de entre los muertos por el Espíritu. Es el Espíritu el que nos levanta, también.

Si desea ver el ministerio del Espíritu Santo y cómo Él obra en nosotros, mira lo que hizo en Cristo. Por supuesto, en Cristo, hay cumplimiento perfecto. Pero el Espíritu Santo era al Hijo de Dios, lo que Él es para nosotros. El Espíritu Santo se ha comprometido a hacer en nosotros la obra que Él hizo en Cristo.

En Juan 16 hay un versículo muy interesante, 7: "Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; más si me fuere, os lo enviaré”. Jesús dijo: “Es mejor que me vaya”, “mejor que me vaya” ¿Por qué? ¿Por qué es mejor que me vaya? "Porque si yo me fuere, os enviaré el Espíritu Santo”. Voy a enviar al Espíritu Santo. Mejor, porque el Espíritu Santo hará en ti lo que Él hizo en mí”. "Este es tu ministerio. Yo he tenido mi ministerio. El mío ha llegado a su fin, el tuyo está a punto de iniciar plenamente”.

Juan 14: 16: "Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad”
El versículo 26: "Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho". Esto es: primero a los apóstoles para que los haga escribir el Nuevo Testamento, y se extendió más allá de que a todos los creyentes que se benefician del ministerio de la verdad del Espíritu Santo.

Capítulo 15, esencialmente la misma cosa, el versículo 26: "Cuando el Espíritu viene -" el Consolador "- el Espíritu de verdad que procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí." 16: 13 "Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él os guiará a toda la verdad; Porque no hablará por su propia cuenta, lo que oyere hablará. Él les hará saber lo que está por venir. El me glorificará. Él tomará de lo mío y se los hará saber ".

En otras palabras, el ministerio del Espíritu Santo es para conducirnos a la verdad, a revélanos las cosas de Cristo, con el fin de que usted puede ser conformados a la semejanza de Cristo. Sólo una, simple realidad increíble. El Espíritu Santo hace en nosotros lo que Él hizo en el Hijo, conformándonos a la imagen misma de Cristo.

Jesús nos muestra lo que se parece a la perfecta humanidad. El Espíritu nos conforma a Cristo, al  empoderamiento de los elegidos redimidos de Dios, para triunfar en el tiempo sobre el poder del pecado, la carne, Satanás, y el mundo. Nos da el poder de ser más y más como el Hijo de Dios. El Espíritu Santo está trabajando en nosotros el conocimiento santo, la santa doctrina, escrituras sagradas, actitudes santas, santas palabras, carácter santo, acciones santas, santas ambiciones, anhelos santos, afectos santos.

¡Qué arrogancia horrible, un insulto a Él, decir que él es responsable de la corrupción y la falta de santidad, y la necedad, e incluso los elementos demoníacos que deshonran al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo! La obra del Espíritu Santo es tomar personas portadoras de imágenes corruptas que no glorifican a Dios, en las que la semejanza divina se ve empañada tan profundamente que todos morirán eternamente y pasarán tormento por siempre en el infierno sin posibilidad de escape, tomar estas personas estropeadas y con cicatrices y restaurar en ellos, la imagen de Jesucristo.

Voy a empezar a creer que la verdad prevalece en el movimiento carismático cuando vea a sus líderes, que son las personas más expuestas a sus principios, buscando más a Jesucristo. Podré ver entonces que realmente son partícipes de la naturaleza divina.

Padre, te damos gracias porque hemos podido reunirnos. Gracias por estas preciosas personas. Hay un afán en sus corazones por la verdad, no por su propio bien, sino por el bien de saber de ti, amarte, servirte y proclamar tu Palabra. Sabemos que la verdadera obra del Espíritu Santo es la que Tú nos has dicho.

Y donde vemos a Cristo, la humildad de Cristo, la mansedumbre de Cristo, la ternura de Cristo, la bondad de Cristo, la veracidad de Cristo, la Palabra de Dios exaltada y honrada, sabemos que el Espíritu Santo está trabajando. Cuando vemos sacrificio, vemos amor, vemos pasión por la Sagrada Escritura, vemos el discernimiento y la verdad reinando, sabemos que el Espíritu Santo está trabajando.
Bueno, no vemos que sea a través de este movimiento. Por lo tanto, no podemos concluir que se trata de una obra del Espíritu Santo. Nosotros nunca lo atribuiríamos a él. Tendríamos miedo de siquiera pensar en hacerlo. Haz que la verdad sea clara, Señor. Haz la verdad clara. Ayúdanos a entender y poder ser un medio para ayudar a otros a entender.

Gracias por todo lo que has hecho en nosotros. No nos sentimos engañados. No necesitamos perseguir cualquiera de estas falsedades absurdas. Estamos contentos porque la obra del Espíritu Santo es verdaderamente desarrollada en los creyentes genuinos. Estamos agradecidos que experimentamos esto. Es manifiesto en nuestro amor por Ti, nuestro amor por la verdad, el amor por el pueblo de Dios.

Estas son las cosas producidas por el Espíritu Santo. No sólo en lo que nos gusta. Y en lo que no nos gusta, odio al error, al pecado, a la corrupción. No somos perfectos, ni mucho menos. Pero nos gusta lo que nos gusta y no nos gusta lo que nos gusta por la obra del Espíritu Santo en nosotros. Te damos gracias por eso. Bendecimos tu nombre. Danos una semana maravillosa y que se cumplan en todos nosotros tu buena voluntad. Te lo pedimos en nombre de Cristo. Amén.

Fuente: Gracia a Vosotros


Traducción al español: César Ángel

1 comentario:

  1. Esta muy hermoso siempre e querido decernir la palabra deceo con el alma inbocar su nombre glorificar pero no me sale es como si tubiera un candado en mi voca alomejor tengo sida espiritual e llorado mucho creo q yo

    ResponderBorrar

Post Top Ad

Your Ad Spot