Doctrinas de la Gracia

19 sep. 2017

HIPERCALVINISMO VERSUS BIBLIA


Principales postulados de los hipercalvinistas:
  1. No es necesario, e inclusive es pecaminoso, predicar, pues ya Dios escogió a los que habrían de ser salvos, sin nuestra intervención.
  2. Un elegido puede vivir la vida como le plazca, igual ya tiene su salvación asegurada, lo que se conoce como “salvo siempre salvo”.
  3. Dios es autor del mal y autor del pecado, por lo tanto el hombre no tiene ninguna responsabilidad por sus faltas.
El hipercalvinista no quiere predicar, no desea el campo misionero ni la enseñanza del evangelio, por lo tanto el hipercalvinista es anti-bíblico e inconverso.

LO CORRECTO Y BÍBLICO
  1. El evangelio debe ser predicado a todas las personas. Porque el conocimiento de quienes son los elegidos para salvación es exclusivo y potestativo de Dios. Dios que ha escogido a muchos para salvación, ha escogido también el medio a través del cual serán salvos, y el medio primordial escogido por Dios es la predicación del evangelio de Cristo (Rom. 1: 16; 10: 14-15, 17; 1Cor. 1: 18; 2Cor. 4: 3-6)
  2. Decir o pensar que un elegido de Dios puede vivir como le plazca es ignorar por completo la obra regeneradora que el Espíritu Santo ha hecho en el convertido:

  • Cambia su corazón de piedra por un corazón de carne. (Ezequiel 36: 26 “Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne”)
  • El fruto de Espíritu se manifiesta en el regenerado. (Gálatas 5: 22) “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza”)
  • El elegido perseverará en santidad hasta el final de sus días. (Romanos 8:28-30 “Y ya sabemos que a los que a Dios aman, todas las cosas les ayudan a bien, a los que conforme al Propósito son llamados (a ser santos). Porque a los que antes conoció, también les señaló desde antes el camino para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el Primogénito entre muchos hermanos; Y a los que les señaló desde antes el camino, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificará”. Juan 10:26-30 “más vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho. Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen; y yo les doy vida eterna y no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio, mayor que todos es y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. Yo y el Padre una cosa somos”. Judas 24-25 “A aquel, pues, que es poderoso para guardaros sin pecado, y presentaros delante de su gloria irreprensibles, con grande alegría, al Dios único sabio, nuestro Salvador, sea gloria y magnificencia, imperio y potencia, ahora y en todos los siglos. Amén”.1 Tesalonicenses 5:23-24 “Y el Dios de paz os santifique completamente; para que vuestro espíritu, alma y cuerpo sea guardado entero sin reprensión para la venida del Señor nuestro, Jesús, el Cristo. Fiel es el que os ha llamado; el cual también lo hará”. Filipenses 1:6: “Confiando de esto: que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesús el Cristo”.1 Corintios 1:8-9: “el cual también os confirmará que permanezcáis sin pecado hasta el fin, hasta en el día de nuestro Señor Jesús, el Cristo. Fiel es Dios, por el cual sois llamados a la confraternidad de su Hijo, Jesús, el Cristo, Señor nuestro”
        Nos muestran estos pasajes bíblicos que es imposible que los elegidos vivan fuera de          la santidad.

     3. Sobre la responsabilidad del hombre frente al pecado podemos decir:
  • Dios es enteramente soberano. en todo sentido, sobre todas las cosas, incluso sobre todas las cosas, incluso sobre la voluntad humana. Pero la soberanía de Dios no quita ni disminuye en forma alguna la responsabilidad humana.
  • Los hombres son completamente responsables; son responsables por sus hechos, son responsables de obedecer, de creer, de hacer la voluntad de Dios, responsables por todo lo que hacen. Pero en ningún sentido la responsabilidad humana quita o disminuye la soberanía de Dios.
  • No existe contradicción alguna entre estas dos verdades. Pablo en Rom.9: 11-24 da una exposición de las dos cosas. También muchos otros versículos declaran juntamente estas dos verdades. Por ejemplo Hech.2: 23, Luc.22: 22, Hech.4: 24-28, Hech.13: 45-48 y 2 Tes.2: 8-14.
César Ángel
Septiembre 19 de 2017


Bibliografía: “Soberanía de Dios y responsabilidad humana”. A.W. PINK

1 comentario:

Post Top Ad

Your Ad Spot