Doctrinas de la Gracia

19 may. 2019

Es bíblico presentar al bebe recién nacido en la Iglesia?



Es prudente y necesario, y con seguridad Dios se agrada con ello, que él bebe sea llevado a la Iglesia. Que los Padres le den gracias al Señor por tan hermosa bendición y dediquen a Dios ese nuevo ser que han traído al mundo y lo encomienden a la Gracia de Dios y a las oraciones de sus hermanos en Cristo.

Es obligación de los padres acostumbrar a sus hijos, desde que tienen solo días de nacidos, a todo lo que representa la vida cristiana, rodeándolos de la Koinonía (comunión entre hermanos) de la congregación.

Esto sería una correcta presentación de los bebes en la Iglesia.

Ahora, lo de realizar una ceremonia con los bebes en la Iglesia durante el culto, con la pompa y los protocolos como lo están haciendo ahora en muchas congregaciones, es practica inventada por hombres.

Es como si estuvieran extrañando el bautismo de sus niños, que tenían en el catolicismo, y remplazaran esta ceremonia que perdieron al convertirse al protestantismo, con un ritual parecido.

Y dado que en calidad de "ceremonia" es doctrina de hombres, pues también se inventan los requisitos como el de exigir testigos, que vienen a ser el remplazo de los padrinos católicos.

No tiene nada de malo, ni exige requisitos, que el Pastor ore y le pida a la congregación orar, por la vida y la salud del recién nacido que está de visita en la Iglesia de brazos de sus padres.

Lo malo es que esta petición de oración, desde el púlpito, la conviertan los padres, o el pastor o ambas partes, en toda una ceremonia al estilo de los bautizos católicos. Con vestidos pomposos, fotos y video, invitados, etc. Lo cual no tiene soporte bíblico.

Los católicos tienen 7 sacramentos, entre ellos el matrimonio y el bautismo.

Los cristianos bíblicos solo tenemos 2 ordenanzas (no las llamamos sacramentos) que son: el bautismo de creyentes (solo adultos) y la cena del Señor.

Y esto de la presentación pomposa y ceremonial de los bebes ante la congregación, lo están convirtiendo en un sacramento con normas y requisitos, como ya han convertido en sacramento el matrimonio cristiano, el cual tampoco tiene soporte bíblico.

Tristemente muchos “cumplen” con este “sacramento” inventado, y no vuelven a llevar a sus hijos a la congregación, ni en sus hogares, adoctrinan a sus hijos en el evangelio. Entonces esto de la presentación no queda sino en ritualismo.

La presentación de Jesús en el templo (Lucas 2; 21-24) fue para cumplir con un requisito obligatorio que era parte de la ley de Moisés. Este rito, como toda la ley ceremonial y civil de Moisés, fue abolido en el nuevo pacto. Por lo tanto, no se puede tomar este pasaje bíblico, como soporte para ninguna "ceremonia" con bebes en la Iglesia.

La presentación del bebe es valida, sin ceremonias, ni ritos, ni requisitos, ni normas, ni protocolos eclesiales. Simplemente la bendición y oración del Pastor y la congregación. Eso es todo.

Si en mi calidad de Pastor de una Iglesia, me traen durante el culto un recién nacido, me limito a orar por él y le pido a la congregación que haga lo mismo. Hasta ahí, sin agregar nada que convierta la presentación del bebe en una practica antibíblica o un "sacramento" inexistente.

Cesar Ángel
Puede hacer uso del presente escrito, sin animo de lucro y citando al autor y la fuente "Evangelio primitivo"


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot