Doctrinas de la Gracia

28 nov. 2019

CARTAS A SANTA CLAUS




Cuando pensamos en Santa Claus, lo primero que se nos viene a la mente es “La felicidad, la esperanza, las risas y la inocencia de los niños”, que con ansias esperan esa noche en la que el gordo barrigón, vestido de rojo descienda por la chimenea y del deje bajo el árbol los regalos que tanto han anhelado. ¿Qué bonito no?

A continuación quiero compartirles unos breves ejemplos de las “cartitas” que estos inocentes niños escriben a este mítico personaje.

"Querido Papá Noel... yo quería un coche y helicóptero (de control remoto), pero no quiero los quiero más. Los chicos en la escuela se siguen metiendo con Amber y no es justo porque ella no les hace nada. Recé a Dios para que ellos se detengan pero Dios está ocupado y yo necesito de tu ayuda"...
-Ryan, 8 años

"Querido Santa Claus, estas Navidades quiero algo muy especial. Mi padre tiene un tumor en el cerebro, y yo sería el niño más feliz del mundo si encontraras la manera de curarlo. ¡Muchas gracias y feliz Navidad! Atentamente, Ronnie Harris", dice la carta del menor.

-Ronnie Harris, 10 años, Inglaterra

Bethany Arnold, de Carolina del Norte, le pide a Santa Claus que su padre regrese de Irak.

Ariyanna de Jefferson County, le pide a Santa Claus una casa, ya que lo habían perdido todo en un tornado.

Otro niño anónimo pidió comida para su familia, dinero para pagar las cuentas y deudas pendientes y un trabajo para su papá.

¿Qué lindo no?, vemos como los corazones de los niños se derraman y como estos tiernos y puros anhelos son plasmados con inocencia en las cartitas, pero hay un grave problema. ¿No lo ves? Todas estas cartas no deberían estar dirigidas a un personaje inventado, que NO EXISTE. ¿Acaso no te perturba el hecho de que esto que acabas de leer, no debería de ser una carta a Santa Claus, sino una oración del corazón de un niño, dirigidas al único Dios verdadero y al único que puede contestar tales peticiones? Estas no deberían de ser cartas, sino oraciones dirigidas a Dios. En efecto es muy triste, el leer semejantes cartas.

Pero hay más, desde el origen, todo el concepto de “Santa Claus” está basado en una “mentira”, una horrenda y pecaminosa mentira que los padres les dicen a sus hijos y que les mantienen firmemente por años. ¿Acaso esto honra a Dios?, ¿Al Dios que nos dice “Yo soy la VERDAD”?, ¿Acaso la “esperanza” o “inocencia” de un niño es razón válida para pecar deliberadamente ante un Dios tres veces santo?, ¿En qué momento se nos permitió pecar de esta manera?

Todo el concepto de “Santa Claus” es un engaño de Satanás, es más bien “Satán Claus”! Los padres y los medios enseñan a los niños acerca de un personaje que conoce a la perfección todo lo que los niños hicieron en el año, si fueron buenos o traviesos, también tiene un gran bolso, del que saca los regalos, no hay regalo tan difícil que Santa no pueda conseguir, él se sube a su trineo y en una sola noche visita todas las casas del mundo, repartiendo regalos y felicidad!

¿Qué lindo verdad? NO!, les estás enseñando a tus hijos que Santa Claus es Dios! Le estas diciendo que Santa Claus es OMNISCIENTE y que conoce todo lo que hay en el corazón de los niños, le estás diciendo que es OMNIPRESENTE y que visita el mundo entero en una sola noche, le estas diciendo que también es OMNIPOTENTE y que cualquier regalo que el niño desee, Santa lo puede hacer realidad. Eso es precisamente, lo que Satanás anhela. Ser como Dios………..

Isaías 14:14 ``Subiré sobre las alturas de las nubes, me haré semejante al Altísimo.

Y ahí no para la cosa, en una ocasión leí algo “devastador”, el relato iba algo así:

Un 25 Diciembre por la tarde…

Juanito: “Hola Pedro!”, “¿te encuentras bien, porque esa cara?

Pedrito: “Estoy muy triste, porque ayer me entere de una gran mentira”

Juanito: “Cuéntame, que pasó?”

Pedrito: “Ayer por la noche, no podía dormir, esperando a Santa Claus”, “Escuché ruidos y bajé corriendo para sorprender a Santa”, “pero….”

Juanito: “¿Pero qué!?”, “¿Qué viste?”

Pedrito: “Vi a mis papás envolviendo y acomodando los regalos, no a Santa"

Pedrito: “y mi papá me dijo”, “Ya estás grandecito para saber la verdad”

Juanito: “¿Cuál verdad?”

Pedrito: “Me dijo”, “Santa Claus no existe, tu mamá y yo somos quienes compramos y te dejamos los regalos”

Juanito: “¿Cómo, tu papá es Santa Claus?”

Pedrito: “No Juanito, mis papás me dan mis regalos, tus papás te dan los tuyos, Santa Claus no existe, todo fue una gran mentira”

Juanito: “……..Pero, ¿Por qué nos mienten?”

Pedrito: “No lo sé, pero estoy determinado en descubrir quién es ese tal “Jesús” del que tanto me han hablado y que seguramente también es MENTIRA”!

Isaías 5:20 ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!

No engañes a tus hijos, recuerda que lo que siembres, segarás, si siembras pecado, jamás cosecharás bendición de él, mejor dile a tus hijos que tú les regalas sus juguetes y que todo lo que les des es gracias a Dios y para la gloria de Dios y que todo lo que tienen les ha sido dado por Dios, entonces sí, encontrarás bendición en ello y verdad.

Satanás es el padre de la mentira, (Juan 8:44)

Gracia y Paz

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot