Doctrinas de la Gracia

10 dic. 2019

Por quien murió Cristo?

Lamentación sobre Cristo muerto (1470). Andrea Mantegna.


Por Arthur W. Pink

Capitulo 5 del libro "La soberanía de Dios"

Lo que tenía preparado desde siempre. (Hec 15:18)

En el capítulo cuatro vimos que Dios el Padre es soberano en la salvación. El concede el don de la fe para que las personas puedan creer. Dios da esta fe sólo a aquellos que Él ha escogido y sin lugar a dudas tiene el derecho de actuar cómo y cuándo quiere en este asunto.

Ahora, en este capítulo mostraremos que Dios el Hijo es también soberano en la salvación. Hay quienes predican que Cristo murió para hacer que la salvación del pecado fuera posible para todo el mundo. Pero esto no puede ser verdad porque Jesús mismo dijo que El daría vida eterna sólo a aquellos que le fueron dados por el Padre. Fíjese en las palabras de Jesús en Juan 17:2, "Como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste."

Muchos pasajes en la Biblia enseñan que Cristo murió solamente por aquellos que Dios escogió. Veamos algunos de estos pasajes. Hemos visto que antes de la fundación del mundo, Dios escogió un pueblo para ser salvado. La Biblia enseña que Cristo vino al mundo para hacer la voluntad del Padre.

En Juan 6:38 leemos las siguientes palabras de Jesús:
"Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió".

También Jesús habló del pueblo que Dios le había dado en Juan 17:6 diciendo:
"He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran y me los diste..."

Está claro entonces que, Dios ha escogido a ciertas personas para ser salvas, y que Jesús haciendo la voluntad de Dios, murió para llevar a cabo la salvación de ellos.

Otro punto que debemos considerar es el siguiente: cuando Jesús murió, él tomó el lugar de los pecadores culpables y sufrió en lugar de ellos, a fin de que ellos no tuvieran que sufrir el castigo por sus pecados. Si Jesús hubiera sufrido y muerto en el lugar de todos, entonces nadie tendría que sufrir por sus pecados. Es decir, Dios siendo justo, no podría exigir dos pagos por los mismos pecados, viéndose obligado a dejar libres a todos. Pero la Biblia habla de personas que mueren en sus pecados y a ellos Jesús les dice: "Apartaos de mí malditos, al fuego eterno..." (Mat.25:41). Resulta claro entonces que Jesús no murió por todos, porque hay algunas personas que recibirán la maldición de Dios y tendrán que sufrir por sus pecados.1

Vemos en Hebreos 9:24 que Cristo Jesús "entró en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios". También en Hebreos 7:25 dice, "Que Cristo pueda también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos". Fíjese que Jesús no está intercediendo a favor de todos, (como también nos dice Rom.8:34), que Cristo intercede sólo a favor de los escogidos. Cristo afirmó este mismo punto cuando dice en Juan 17:9, "Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste..." En el Antiguo Testamento el sumo sacerdote ofrecía un sacrificio por los pecados del pueblo y luego intercedía delante de Dios en favor de este mismo pueblo. En una forma semejante, Cristo ha hecho el sacrificio de sí mismo por los pecados de todos aquellos que el Padre ha escogido, y ahora como su sumo sacerdote él intercede por ellos en el cielo. Así que, puesto que Cristo intercede sólo a favor del pueblo escogido de Dios, esto quiere decir que murió sólo por ellos.

En Juan 6:44 Cristo dice: "Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere..."

También dice lo mismo en 6:65, "Ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre".

Esto enseña que es el poder divino lo que hace que el pecador esté dispuesto a acudir a Cristo y que por naturaleza, todos están indispuestos a venir. Sabemos que algunas personas nunca vendrán a Jesús. ¿Por qué no vienen? Algunos responden que Jesús nunca forzó a nadie a recibirle como salvador. En Cierto sentido esto es verdad, pero en otro sentido, está completamente equivocado. Cristo tiene el poder para hacer que la gente venga a él, porque él es Dios mismo, el Todopoderoso. Una razón por la cual muchas personas no vienen a Jesús es porque Cristo no tuvo el propósito de salvarlas. Cristo tuvo la intención de salvar sólo a aquellos que Dios había escogido. El usa su divino poder para hacer que estas personas en particular estén dispuestas a recibirle como Señor y salvador.
Cristo afirmaba esta enseñanza en muchos textos. Por ejemplo, Cristo dice en Juan 6:37, "Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí..."

En Juan 10:26 dice, "Mas vosotros no creéis por-que no sois de mis ovejas... mis ovejas oyen mi voz, yo las conozco y me siguen; y yo les doy vida eterna".

En Juan 5:21 dice que "Como el Padre levanta a los muertos y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida". En Mateo 11:27 Cristo dice, "Nadie conoció al Hijo, sino el Padre; ni al Padre conoció alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quisiere revelar."

En Mateo 1:21 dice, "Llamaras su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados". Jesús mismo dijo en Mateo 20:28 que vino para dar su vida en rescate por "muchos". Fíjese que no dice que vino a dar su vida en rescate por todos. Mateo 26:28 dice: "Esta es mi sangre del nuevo pacto que por muchos es derramada para remisión de los pecados". En Juan 10:11, Cristo afirma que pondrá su vida "por las ovejas". Efesios 5:25 afirma que Cristo se entregó a sí mismo por "su Iglesia". Hebreos 9:28 declara que "Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos".

También vemos lo mismo en el Antiguo Testamento, en la profecía de Isaías capítulo 53 dice: "Habiendo él llevado el pecado de muchos" (ver.12).

"Por lo rebelión de mi pueblo fue herido" (ver. 8).

"Con su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y él llevará las iniquidades de ellos" (ver.11).

Finalmente, vamos a fijamos en algunos textos de la Biblia que parecen enseñar que Jesús murió por todos los hombres sin excepción. Al leer cuidadosamente estos textos nos daremos cuenta que realmente, no enseñan tal cosa. En 2 Cor.5:14 dice que Jesús murió "por todos". Pero si leemos el versículo 15, podemos ver que "todos" se refiere a "todos" los creyentes. Al decir, "uno murió por todos", indica que Cristo murió por todos los suyos. En 1 Tim. 2:6 dice que "Cristo se dio a sí mismo en rescate por todos". Pero la Biblia usa la palabra "todos" en varias maneras: A veces significa" algunos de cada clase", otras veces la palabra "todos" puede significar "cada uno de una clase en particular" o "toda clase de personas". En este pasaje significa que Jesús murió por toda clase de personas, rica y pobre, poderosa y débil. Ya hemos visto otros pasajes que enseñan claramente que Cristo murió por todos los elegidos de Dios. Otro versículo en Heb.2:9 nos dice que "Por la gracia de Dios, Cristo gustase la muerte por todos". Pero enseguida, declara que "todos" son solamente los hijos de Dios. (El versículo 10 se refiere a muchos hijos, el versículo 11 los llama "hermanos", el versículo 13 habla de "los hijos que Dios me dio", el versículo 16 los llama "la simiente" de Abraham y el versículo 17 dice que "Cristo murió para expiar los pecados del pueblo").

Entonces, ya hemos visto que la Biblia señala claramente que el Señor Jesús murió por aquellos que el Padre escogió para salvación. No hay límite ni en el valor ni el poder de la salvación de Dios, pero en su soberanía, Cristo ha asegurado que esta redención sea aplicada solamente al pueblo que Dios escogió. Por lo tanto, ¿puedo hacerle una pregunta muy importante? ¿Es usted una de las personas elegidas por Dios? ¿Le ha salvado Jesús?
Nota del Traductor: Algunos se oponen a la idea de que Cristo murió solo por los creyentes basándose en los textos que usan la palabra "mundo" o la frase "todo el mundo". Un estudio profundo del uso de la palabra "mundo" en el Nuevo Testamento revela que la palabra "mundo" (griego ="Kosmos") es usada en las siguientes formas:






Entonces, no debemos caer en el error de pensar que el mero uso de la palabra "mundo" signifique que Cristo murió por todos y cada uno de los hombres en el mundo.

Nota pie de pagina:

1 También debemos tomar en cuenta el hecho de que muchas personas ya estaban en el infierno antes de que Cristo viniera y muriera. Está claro que Cristo no hizo nada para salvar a aquellos que ya estaban perdidos antes de su venida.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot