Doctrinas de la Gracia

11 dic. 2019

Que significa “cuando venga lo perfecto” en 1 Cor 13-10



Descifrando Pasajes Difíciles: 1 Corintios 13: 10
Por Ps. Eduardo Flores

Pablo, en el capítulo 13 ha venido afirmando que los dones de lenguas, profecía y conocimiento o ciencia van a cesar. No son dones que perdurarán, sino que son temporales. Pablo escribe,

“El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará. Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; más cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; más cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño. Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido.” 1 Corintios 13: 8-12

La expresión que Pablo utiliza, “en parte” en griego es ek merous para contrastarlo con “lo perfecto.” El apóstol utiliza las mismas palabras en 1 Corintios 12: 27 refiriéndose a los miembros del cuerpo de Cristo. Pablo dice, “Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular (ek merous),” afirmando que los creyentes en Corinto eran una parte del cuerpo de Cristo.

Cuando Pablo escribió sus epístolas a los Corintios (55-57 d.C) la Iglesia tenía muy poco del Nuevo Testamento, posiblemente el evangelio de Marcos, las epístolas a los Tesalonicenses, Gálatas, entre otros. El resto de los libros siguieron después. La iglesia primitiva necesitaba que la verdad del Nuevo Testamento fuera comunicada por profetas y apóstoles, quienes fueron la fundación sobre la cual la iglesia fue construida (Efesios 2:20). Sin embargo, cuando “lo perfecto” vino, lo que era parcial o “en parte” (incompleto) iba a ser sustituido por lo completo (perfecto). No sería necesario que hubiera profetas que recibieran comunicación de Dios, ya que la revelación completa de Dios estaría disponible para todos.

Como mencione en la entrada previa, “lo perfecto” ha sido comúnmente interpretado como la segunda venida de Cristo. Pero, dónde en el contexto de este pasaje vemos una alusión a la segunda venida de Cristo? El contexto está tratando específicamente con la imperfección de la profecía, las lenguas y el conocimiento como dones, los cuales cesarían.
Una traducción del pasaje de 1 Corintios 13: 10 podría ser: “pero cuando venga lo completo, lo parcial cesará.” Es decir, los Corintios poseían conocimiento parcial, pero cuando lo completo, la revelación entera de Dios viniera, lo que era parcial sería reemplazado por ella. En la entrada previa escribí que “lo perfecto” en griego es teleion. Esta palabra quiere da a entender algo que es “completo, o entero, o finalizado, o perfecto.” Veamos que Pablo está ilustrando de su experiencia personal en 1 Corintios 13: 11 y escribe, “Cuando yo era niño” y utiliza la palabra nepios para describir niño, y lo contrasta con “más cuando ya fui hombre”  para contrastar dos estados de maduración. Cuando Pablo era niño hablaba como niño, pensaba como niño y razonaba como niño, pero cuando creció, dejó las cosas de niños.

Si realmente vamos a creer que “lo perfecto” se refiere a la segunda venida de Cristo, entonces estamos diciendo que no importa lo que Dios haga en nuestras vidas, o como el Espíritu Santo nos ilumine y transforme, nunca dejaremos de ser niños en el sentido espiritual. Esta interpretación, como vemos, ataca otros pasajes de la Biblia que dicen que “ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina” (Efesios 4: 14). Creo que el afirmar que “lo perfecto” (teleion, se refiere a la segunda venida de Cristo lo hacen sin una base bíblica ni exegética de este pasaje.

En esta epístola Pablo está atacando la carnalidad de los corintios, quienes son unos niños en Cristo cuando deberían ser adultos en el sentido espiritual. Sólo podía darles leche en lugar de sólidos, pues no podían recibir tal alimento espiritual. Pablo les dice, “De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía” (1 Corintios 3: 1-2). Pablo claramente reprueba su comportamiento y su estado espiritual.

En la epístola a los Hebreos, el autor escribe,

“Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño (nerpios); pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez (teleion), para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.” Hebreos 5: 12-14

Creo que sería un error enseñar que debemos quedarnos como niños espirituales hasta que el Señor venga. Sin embargo esta es la implicación si debemos interpretar teleion como refiriéndose a la segunda venida del Señor. Sería posible que Dios quiera que no crezcamos espiritualmente en la vida presente, permaneciendo como niños hasta que Cristo vuelva y lo veamos “cara a cara”? Ninguna doctrina en la Biblia enseña tal cosa.

Pablo utiliza la palabra teleion (lo perfecto) para referirse a la madurez o llegar a la completa edad cuando le escribe a los Efesios,

“Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto (teleion), a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” Efesios 4: 11-13

“Perfecto” en Efesios 4: 13 no tiene nada que ver con la segunda venida de Cristo, sino que describe la madurez espiritual, lo que Dios quiere que disfrutemos hoy. Y por ello, Pablo en 1 Corintios 13: 10 se está refiriendo a aquello que sería completado, que no es ni una persona, pues muchos dicen que es Cristo, ni un hecho como la segunda venida de Cristo. La palabra teleion es neutra específicamente para designar un objeto, no una persona.

Veamos, además, que Pablo dice que veremos “cara a cara.” Pablo se está refiriendo a un espejo, que en el tiempo de la epístola, se veía oscuramente, pero que luego, sería un espejo claro, en donde uno se podía ver cara a cara y saber “cómo fui conocido.” Esta frase “cara a cara” se refiere a que veremos nuestra propia naturaleza cuando nos veamos en el espejo de la revelación de Dios. Veremos nuestro propio ser, como fuimos, y como somos, y como seremos. Los corintios, y el resto de la iglesia primitiva sólo podían ver “en parte” porque no tenían la revelación completa de Dios. La profecía, lenguas, milagros fueron tan solo medios por medio de los cuales Dios revelaba Su verdad. Sin embargo cuando el canon de las Escrituras se completó, entonces verían claramente en el espejo de la Palabra de Dios. A partir de ese momento los dones de profecía, lenguas y conocimiento, cesarían. Ya no servían ningún propósito. Eran redundantes.

Los antiguos espejos no daban la reflexión perfecta, pero con un canon perfecto y completo vemos “cara a cara” como Dios nos ve. Sin embargo, no sólo vemos la ley perfecta y todos nuestros errores y pecados tal y como Dios los ve, sino que también vemos el plan perfecto de Dios para nosotros y la iglesia. Veamos que Pablo dice, “Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido.”

La conclusión es que la profecía, las lenguas, y el don de conocimiento eran dones especiales dados a la iglesia primitiva para edificar a la iglesia hasta que “lo completo” y perfecto, es decir, la Biblia estuviera disponible. La profecía y el conocimiento necesitaban del don de lenguas para comunicar esa verdad a los gentiles a los que los apóstoles llevaron el mensaje del evangelio en “todo el mundo.” Ellos necesitaban el don de lenguas para poder evangelizar a los árabes, cretas, griegos, romanos, macedonios, etc., a los que iban.

La enseñanza de la Biblia está fortalecida en la evidencia de la historia de la iglesia, que testifica que los milagros, lenguas y profecía cesaron al finalizar la era apostólica o poco tiempo después en el siglo segundo y tercero.

Los montanistas revivieron la idea de dones espirituales, que para la iglesia primitiva era una farsa y fue rechazado tenazmente. El avivamiento de las lenguas en el movimiento carismático que inició en 1900 aproximadamente, implicó el resurgimiento de lo que ellos dicen es el don de lenguas. Pero, la evidencia es clara de que no se trata de lenguas reales, y que son puros balbuceos sin sentido. Lo importante de saber es que al poseer la Biblia, ya no se requiere de addendums a la revelación perfecta.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot