Doctrinas de la Gracia

24 abr. 2020

CONSIDEREN LA CONFESIÓN DE 1689


Por Ryan Davidson

Reunidos en 1644, representantes de 7 iglesias se juntaron para resumir su confesión común, y para distinguirse de loa Anabautistas y Arminianos. Era un tiempo de agitación,  y el río de la Reforma se había extendido hasta los bancos de Londres. Este era uno de los primeros varios grupos no-Anglicanos en aquel siglo en poner su lápiz sobre el papel y confesar su fe. Dos años más tarde, la Asamblea de Westminster produciría su propia confesión, y luego en 1658, los Congregacionalistas seguirían (Declaración de Saboya). Aquel grupo original de 7 iglesias eran los Bautistas Particulares. En medio de la persecución, y para mostrar su solidaridad y acuerdo teológico en muchas maneras con los Presbiterianos y Congregacionalistas que ya habían escrito sus propias confesiones, un mayor grupo de Bautistas escribirían la Confesión Bautista de 1677 con gran apoyo de la CFW y Saboya, sin embargo debido a la persecución, este documento no sería publicado hasta 1689, dándole el nombre por el que es conocida el día de hoy: “La Confesión de Fe Bautista de Londres de 1689.” Esta confesión era clásicamente deísta en su visión de Dios, pactual en su visión de la Teología Bíblica, “Calvinista” en su soteriología, y mostraría un alineamiento con la Confesión de Fe de Westminster en cuanto a los Medios Ordinarios de Gracia y la Ley. Yo crecí como Bautista, llegué a ser Calvinista en mi soteriología en mi adolescencia, y he encontrad un maravilloso hogar en las raíces confesionales de la teología Bautista como un pastor en la década de mis treintas. Para mí, esta Confesión Histórica, similar a la Confesión de Fe de Westminster y la Declaración de Saboya, merece ser considerada por al menos cinco razones”

1. Para los Bautistas influenciados por el ‘Nuevo Calvinismo’, es de ayuda ver que para los Bautistas, el Calvinismo no es “nuevo”. Muchos Bautistas, incluyéndome a mí, abrazamos el Calvinismo y nos hicimos hambrientos por los escritos de la tradición reformada. Descubrimos que más allá de los “5 puntos”, existía una teología pactual, pero asumíamos que realmente pertenecía a los Presbiterianos. Sin embargo, si estudiamos nuestra propia historia, veríamos que el gran, movimiento Bautista mundial de nuestros días realmente surgió de un grupo sólidamente Calvinista, e inclusive de Bautista Particulares que tenían una teología pactual. Pero desde los 1800’s hasta mediados de los 1900’s, perdimos nuestra Confesión. Los Bautistas tienen una fuerte y rica herencia soteriológica. SI ustedes leen el prefacio original a la confesión, el corazón de los firmantes estaba rebozando con el deseo de encontrar un terreno común con sus hermanos Presbiterianos y Congregacionalistas. Ellos escriben en su carta original al lector, “…contender es lo más remoto de nuestro diseño en todo lo que hemos hecho en este tema.” Una historia de ayuda se puede encontrar aquí: http://www.reformedreader.org/ctf.htm

2. Contiene una maravillosa visión para la vida Cristiana. Los primeros Bautistas estaban convencidos de los Medios Ordinarios de Gracia. Ellos estaban de acuerdo con sus Hermanos Presbiterianos que la Cena del Señor era más que un memorial. Ellos abrazaron el ritmo Divino de 1 en 7, y valoraban el Día de descanso cada semana. Ellos mantuvieron la Ley Moral, resumida en los 10 Mandamientos, mientras no era un medio para obtener justificación, era una guía para el creyente a lo largo del camino Cristiano de la obediencia gozosa. Y ellos estimaron, con sus contrapartes Protestantes, una vida Cristiana Centrada en la Palabra.

3. Ocasionalmente hay valor en decir más. En un día cuando las declaraciones de fe en muchas Iglesias puede ser un trabajo minimalista, es Bueno tener una Teología Sistemática resumida. Una vez escuché a un querido hermano decir que la Confesión es un maravilloso jardín inglés, donde el Calvinismo es solo un grupo de bellas flores contenidas allí. Los primeros Bautistas no estaban contentos en tener solamente una soteriología Calvinista. Ellos veían las piezas de la teología sistemática calzando juntas—levantándose y cayendo juntas. Si adoptamos una confesión histórica aumentaría esto nuestra necesidad de discipular nuevos creyentes, o pasar tiempo ‘extra’ con nuevos miembros de la iglesia no familiarizados con una confesión más larga? Sí, pero no es esto ultimadamente un cumplimiento fructífero de nuestra comisión de hacer discípulos?

4. Las Confesiones Históricas nos cimientan. ¿Qué sería de la Teología Bíblica o Sistemática o Exegética sin la ayuda de la Teología Histórica? A pesar de no ser la Escritura inspirada, las confesiones históricas nos ayudan en nuestro trabajo doctrinal en conexión con santos que han ida antes que nosotros. Para los Bautistas particularmente, hemos vacilado a lo largo de una amplia expansión de entendimientos teológicos desde los días de finales de los 1600’s, aún desde los días de Spurgeon, y esta expansión incluye varios movimientos que no han tenido una conexión histórica real previo a su pronto desarrollo. ¿Qué tal si un interés renovado en nuestra propia herencia confesional sea lo que necesitamos mientras continuamos y ministramos por y para la gloria de Dios?

5. El Bautismo de Creyentes tiene mucho de sus raíces en una Teología Pactual. Mis muchos amigos Presbiterianos podrán hacerme algún gesto, reírse o intentar hacerme trabajar en esa afirmación. Sin embargo, para los primeros Bautistas saliendo de la Iglesia de Inglaterra, en mi opinión dos cosas los llevaron a su entendimiento del Bautismo (y no era por ser ignorantemente mezquinos, molestos, o contrarios, ni tampoco era alinearse con los Anabautistas de quienes ya habían expresado su distinción). Ellos creían en el Principio Regulativo de la Adoración: hacer en público solo lo que vemos en las Escrituras. Esto, combinado con su entendimiento de la Teología Pactual los llevó a re-enfocarse en la práctica de bautizar aquellos que llegaron a la promesa del Pacto de Gracia en fe, no aquellos que llegaron debido a una conexión con la carne (infantes con padres). Esto no significa que uno no puede creer en el Bautismo de Creyentes sólo sin una teología pactual, sino solo para mostrar lo que las raíces originales eran con respecto a los primeros, Bautistas Puritanos y su práctica Credobautista. A pesar de no ser monolítica, la Teología Pactual de los Bautistas Particulares era esencialmente la idea que el Pacto de Gracia es sinónimo con el Nuevo Pacto y que fue revelado en los pactos previos (Abrahámico, Davídico, etc) pero que los Pactos Bíblicos no eran el Pacto de Gracia en sustancia. Ellos fueron pasos en el desarrollo revelatorio del Pacto de Gracia, pero la sustancia, la ratificación real del pacto, no ocurrió hasta el Nuevo Pacto. Esto lleva a una plena convicción del Credobautismo. Si uno ve la sustancia del Pacto de Gracia como sinónimo con o siendo en sustancia el mismo que el Pacto Abrahámico, entonces el paidobautismo es la conclusión lógica. Los primeros Bautistas creyeron en dar el signo del Pacto de Gracia (Nuevo Pacto) a aquellos cuyo interés en él era por fe versus la carne debido a que la conexión pactual carnal terminó con el Pacto Abrahámico.

Consideren la 1689. Mucho más se podría decir, pero los Bautistas tienen su lugar históricamente entre los Reformados Confesionales. Yo estoy tan agradecido con mis muchos hermanos Presbiterianos, tanto despiertos como dormidos, que han guiado mi desarrollo teológico en la Teología Reformada. Me gozo que mis hermanos Bautistas primitivos la mantuvieron también…

Ryan Davidson es el pastor de Grace Baptist Chapel, una congregación bautista reformada en Hampton, VA. Está casado con Christie y tienen cuatro hijos maravillosos, Micah, Lydia, Shaphan y Magdalene. Es licenciado por la Universidad de Samford (B.A), el Colegio de William & Mary (M.Ed.), el Seminario Teológico Bautista del Sur (Th.M.) y es un Ph.D. Candidato (Teología pastoral patrística) en la Universidad Libre de Ámsterdam, Países Bajos. Es el autor de "Una fiesta de pacto: Reflexiones sobre la cena del Señor (Ichthus, 2016) y Pensando a través de la ansiedad: una breve mirada cristiana (Ichthus, 2017) y enseña de forma complementaria en varias instituciones, incluido ser instructor adjunto en Teología pastoral / Asesoramiento en el Instituto de Estudios Bautistas Reformados.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot