Doctrinas de la Gracia

30 may. 2020

Evaluando el premilenialismo. Cornelis P. Venema


Por: Cornelis P. Venema

EL REGRESO DE CRISTO Y EL RAPTO

Ninguna evaluación del premilenialismo dispensacional puede ignorar su enseñanza de un retorno de Cristo en dos fases, la primera fase se conoce comúnmente como el rapto. Esta característica es su aspecto más conocido. Popularizado por libros tan vendidos como The Late Great Planet Earth de Hal Lindsey, la película The Return, y calcomanías de parachoques que advierten a otros que en el caso del rapto el vehículo estará sin conductor y posiblemente sin pasajeros. El dispensacionalismo ha tenido un gran número de seguidores entre cristianos conservadores, especialmente en América del Norte.

El punto de vista que ha predominado en el dispensacionalismo se conoce como rapto pretribulacional. Como se señaló anteriormente, la versión clásica más antigua del Dispensacionalismo sostenía que la primera fase del regreso de Cristo, su ‘ëcomingí’ (venida) o ‘ëappearingí’ (parusía), precedería a un período de siete años de tribulación, y que la segunda fase del regreso de Cristo, su ‘ërevelationí’ (revelación) o ‘ëappearingí’ (aparición), introduciría el milenio o el reinado de mil años de Cristo en la tierra. La primera fase, la venida de Cristo, es el rapto(1) de 1 Tesalonicenses 4:17, un evento que representa la venida de Cristo ‘ëforí’ (por) sus santos en contraste con su posterior regreso (la segunda fase) o la venida ‘ëwithí’ (con) los santos. Aunque este punto de vista ha sido modificado de alguna manera en el Dispensacionalismo más reciente, sigue siendo de lejos el punto de vista más popular entre los dispensacionalistas hasta el día de hoy. Los puntos de vista conocidos como mid-tribulacionismo y post-tribulacionismo, como sugiere la terminología, difieren en cuanto al momento del rapto, pero tienen relativamente pocos defensores.(2)

En las notas de la New Scofield Reference Bible, el rapto es visto como un evento que puede ocurrir en cualquier momento.(3) No hay eventos en el calendario bíblico para el futuro que deban ocurrir antes de que pueda tener lugar la primera fase del regreso de Cristo. El regreso de Cristo por sus santos será precedido por la resurrección de todos los santos creyentes. Después de la resurrección de los santos fallecidos, todos los creyentes vivos serán transformados inmediatamente. Todos estos santos, resucitados y transformados, serán arrebatados (raptados) con Cristo, cuyo regreso a la tierra sólo será parcial y solo para este propósito, y lo encontrarán en el aire. Por lo tanto, la iglesia de Jesucristo será arrebatada de la tierra y llevada al cielo por un período de siete años, la "fiesta de bodas del Cordero", período durante el cual la gran tribulación caerá sobre la tierra.

Mientras que la iglesia arrebatada disfruta de este período de la fiesta de la boda, una serie de eventos ocurrirán en la tierra. Comenzará un período de tribulación, la segunda mitad de la cual será un período de "gran tribulación". Esto cumple la profecía de Daniel 9:27. En esta última mitad del período de tribulación, surgirá el Anticristo, la bestia del mar, que impondrá grandes crueldades en la tierra y pretenderá ser divina. Durante este período de gran tribulación, los elegidos de los hijos de Israel y un gran número de gentiles serán salvos. El final de este período de gran tribulación será testigo de un período de oposición intensificada al pueblo de Dios. Los reyes de la tierra, los ejércitos de la bestia y el falso profeta unirán fuerzas contra el pueblo de Dios. Sin embargo, Cristo regresará con sus santos y destruirá a todos sus enemigos en la batalla de Armagedón. Entonces, comenzará el reino milenial, durante el cual Cristo gobernará sobre la tierra.(4)

I. EL REGRESO DE CRISTO NO ES UN EVENTO DE DOS FASES

Aunque no hemos incluido en este resumen los muchos detalles y variaciones sobre este punto de vista, estos deberían ser suficientes para nuestro propósito. Deben abordarse dos preguntas clave con respecto al rapto pre-tribulacional. Primero, ¿enseña la Biblia que el regreso de Cristo tendrá lugar en dos fases, separadas por un período intermedio de siete años de duración? Segundo, ¿enseña la Biblia que la primera de estas fases será el rapto imaginado por el dispensacionalismo?

Hasta cierto punto, ya hemos tratado la primera pregunta al señalar que el regreso de Cristo es un evento consumador al final de la era actual, pero algunos de los argumentos ofrecidos para la idea de un retorno de Cristo en dos fases aún no han sido directamente dirigidos.

En el período anterior del premilenialismo dispensacional, se sugirió que el Nuevo Testamento usa los tres términos comunes para el regreso de Cristo: parousía (presencia, venida), apokalupsis (revelación) y epiphaneia (aparición), para distinguir las dos fases del regreso de Cristo. Se dijo que el primer término refería a la venida inicial de Cristo, su venida "para" sus santos en el rapto. Se dijo que los términos segundo y tercero se usaban para la venida de Cristo al final del período de siete años de tribulación, su venida "con" sus santos.

Esta afirmación, sin embargo, no puede resistir el escrutinio. El Nuevo Testamento muestra claramente que parousia y apokalupsis se usan indistintamente, al igual que apokalupsis y epiphaneia, para referirse al único regreso de Cristo al final de los tiempos. Por ejemplo, en 1 Tesalonicenses 4:15, el apóstol Pablo usa el primer término, parusía, para describir el rapto. Pero en 1 Tesalonicenses 3:13, usa el mismo término para describir la venida de nuestro Señor Jesús con todos sus santos. Según el Dispensacionalismo, este último evento ocurre solo en la revelación de Cristo, siete años después del rapto. De manera similar, en 2 Tesalonicenses 2:8, el apóstol Pablo usa el término parousia para referirse al evento cuando Cristo destruirá al "hombre de pecado" o anticristo, un evento que en el dispensacionalismo se dice que no ocurre hasta la revelación al final del período de siete años de tribulación. Lo más inquietante para el argumento dispensacionalista es el hecho de que este pasaje usa dos de los tres términos para el regreso de Cristo en estrecha proximidad, como sinónimos, cuando habla de cómo Cristo destruirá al hombre de pecado con el resplandor de su venida.

Además, tanto los términos apokalupsis como epiphaneia se usan en las epístolas del apóstol Pablo para lo que los dispensacionalistas considerarían como la primera y segunda fase del regreso de Cristo. En 1 Corintios 1:7, apokalupsisse usa para describir lo que se llamaría el rapto, ya que se dice que los creyentes en Corinto están "esperando la revelación de nuestro Señor Jesucristo". Sin embargo, en 2 Tesalonicenses 1:7-8, este término se usa para describir lo que los dispensacionalistas considerarían la "revelación" o "segunda" segunda venida de Cristo. La misma intercambiabilidad es evidente en 1 Timoteo 6:14, donde epiphaneia se usa para describir el rapto, y en 2 Timoteo 4:1, donde se refiere a la venida de Cristo como Juez de los vivos y los muertos.5 En el uso de estos términos, el Nuevo Testamento no ofrece apoyo para la idea de que este retorno ocurrirá en dos fases distintas.

Al abogar por un retorno en dos fases, los dispensacionalistas, además de apelar al uso de términos, también insisten en que la iglesia no sufrirá la tribulación, incluida la gran tribulación que caracterizará el período de siete años entre la venida de Cristo y su revelación. Sin embargo, esta insistencia no puede sostenerse apelando a las Escrituras del Nuevo Testamento.
En el Discurso de los Olivos registrado en Mateo 24, Jesús, en respuesta a la pregunta de los discípulos, habla de una gran tribulación que ocurrirá antes de su venida. Esta tribulación será tan severa que se acortará por el bien de los elegidos (versículo 22). La referencia en este pasaje a los elegidos indica que los creyentes no serán raptados antes de la tribulación de aquellos días, sino que lo experimentarán ellos mismos. La enseñanza dispensacionalista sostiene que los elegidos en estos versículos sólo pueden referirse a los judíos y no a la iglesia, señalando que el término "iglesia" no se usa en este capítulo. Este es un argumento del silencio, y se ve considerablemente debilitado por el hecho de que los Evangelios rara vez usan el término ‘ëchurchi’ (iglesia).(6) La lectura más evidente de este pasaje es tomarlo como una referencia a la tribulación que le sucede al pueblo de Dios, los elegidos (ya sea judío o gentil), antes del regreso de Cristo al final de los tiempos.

También es importante observar que en este mismo pasaje que trata sobre el fin de los tiempos, Cristo describe el rapto de una manera que indica que no solo seguirá el período de tribulación sino que también marcará el final de la era. En Mateo 24:31, leemos la siguiente descripción de lo que sucederá después de la tribulación de aquellos días: “Y Él [el Hijo del Hombre] enviará a Sus ángeles con una gran trompeta y reunirán a Sus elegidos de los cuatro vientos, de un extremo al otro del cielo”. Esta descripción es similar al lenguaje usado en 1 Tesalonicenses 4:16-17 para describir los eventos que ocurrirán en el momento del rapto - el descenso del Señor, el sonido de trompeta, la reunión de los elegidos. Es difícil ver por qué estos pasajes deben tomarse como descripciones de diferentes eventos, como en el Dispensacionalismo, que ve la descripción en Mateo 24 como la segunda fase del regreso de Cristo y, por lo tanto, como un evento distinto del rapto. Sin embargo, no es difícil ver por qué el dispensacionalismo se ve obligado a distinguir estos pasajes: si Mateo 24:31 se refería al rapto, entonces ese sería el lugar del rapto después del período de tribulación en lugar de antes.

El mismo tipo de dificultad confronta al dispensacionalista cuando se trata de la enseñanza de 2 Tesalonicenses 2, con su descripción del hombre de pecado, que vendrá antes del día del Señor. Según el Dispensacionalismo, los eventos de este pasaje ocurrirán durante el período de tribulación, especialmente la gran tribulación, entre el tiempo del rapto y el tiempo de la revelación de Cristo. Sin embargo, esto socavaría el punto de la enseñanza del apóstol Pablo en este pasaje. El objetivo de este pasaje es advertir a los creyentes en Tesalónica que no se dejen engañar para que piensen que la venida del Señor ya ha ocurrido (versículo 2), porque el hombre de pecado y la gran apostasía deben ocurrir primero. Este pasaje, que está escrito principalmente para creyentes cristianos gentiles, y no para creyentes judíos, como los dispensacionalistas comúnmente enseñan(7), habla de una serie de eventos que precederán la venida de Cristo y el día del Señor. Estos eventos incluyen el período de tribulación y el anticristo que el dispensacionalismo coloca después del rapto, pero que en este pasaje ocurrirá antes del rapto o la venida del Señor para otorgar alivio a su pueblo o iglesia.

Aunque sería posible explorar estos pasajes más a fondo, debería ser evidente que el problema que enfrenta el Dispensacionalismo en este punto es el mismo problema enfrentado en nuestra discusión previa sobre el regreso de Cristo como un evento consumador al final de los tiempos. A menos que el lector de la Biblia traiga a muchos de estos pasajes una doctrina preconcebida de dos fases distintas en el regreso de Cristo, hay pocas posibilidades de que tal enseñanza sea descubierta o probada por ellos. La enseñanza bíblica es que Cristo regresará después del período de tribulación para otorgar alivio a su iglesia y la destrucción eterna de sus enemigos (2 Tes. 1). Estas consecuencias del regreso de Cristo coinciden y, por lo tanto, no permiten la enseñanza de dos fases distintas en el regreso de Cristo.(8)

II EL RAPTO DE 1 TESALONICENSES 4: 13-18

Para completar esta consideración del rapto antes de la tribulación, debemos prestar atención a 1 Tesalonicenses 4:13–18, que es el único pasaje de la Escritura que describe directamente el rapto. Sin embargo, un estudio cuidadoso de este pasaje mostrará que no enseña el rapto pre-tribulacional defendido por el Dispensacionalismo.

La primera observación que se debe hacer sobre este pasaje es que está dirigido a una pregunta apremiante en la iglesia de Tesalónica. Entre estos creyentes, algunos temían que aquellos santos que previamente habían fallecido previamente en Jesús (durmieron en él) no participaran en el gozo y la bendición que acompaña la venida de Cristo. Por esta razón, el apóstol Pablo comienza este pasaje diciendo:

Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. (1 Tes- 4:13-15).

Estas palabras indican cuán fuertes eran sus temores y cuánto quería el apóstol asegurarles con una respuesta de la Palabra del Señor mismo.

Después de reconocer su preocupación de que los santos difuntos pudieran quedar fuera de la alegría de la venida de Cristo, el apóstol continúa respondiendo más directamente con un relato del rapto venidero, en el cual los creyentes serán atrapados junto con Cristo en el aire:

Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras. (1 Tes. 4:16-18)

¿Qué significan estas palabras? Según el Dispensacionalismo, enseñan que en la parusía, o la primera venida de Cristo, ocurrirá la primera resurrección, que será la resurrección de todos los santos creyentes, y solo de ellos. Ellos, junto con los santos glorificados que viven en el tiempo de la venida del Señor, serán raptados o arrebatados con el Señor en el aire para regresar con él al cielo de donde él vino. Resucitados y glorificados, estarán con Cristo en el cielo durante el período de siete años de tribulación, al final del cual regresarán con él para reinar sobre la tierra durante el período de mil años del reino en la tierra (el milenio).(9)
¿Pero es esto lo que se enseña en este pasaje? Cuatro observaciones sugieren que esta interpretación es un ejemplo clásico de encontrar algo en un texto que no está allí, pero que ha sido importado y luego extraído de él.

Primero, cuando en el versículo 16 leemos que los muertos en Cristo resucitarán primero, esto se refiere al hecho de que aquellos santos que han dormido en Jesús serán resucitados antes de que los santos vivos sean arrebatados con ellos y el Señor en su venida. En otras palabras, disfrutarán de un privilegio, siendo levantados primero, no otorgados a aquellos que estén vivos en la venida de Cristo. La enseñanza dispensacionalista de que esta es la primera resurrección, la resurrección de los santos creyentes en el momento del rapto, a diferencia de la segunda resurrección, la resurrección de los incrédulos al final del milenio más de mil años después, no se encuentra en el texto, ni es el punto del uso del apóstol del término ‘ëfirstí’ (primero).

Segundo, este pasaje habla de todos los creyentes siendo arrebatados juntos para encontrarse con el Señor en el aire. Los dispensacionalistas sostienen que esto se refiere a una reunión en el aire que conduce al regreso de Cristo y de todos los santos con él al cielo de donde vino. Al regresar al cielo, el Señor Jesús y sus santos permanecerán allí durante siete años. Pero nada de esto se afirma en el texto. El texto en realidad habla de ser arrebatados en el aire "en una reunión" entre el Señor y los santos resucitados y los santos restantes que estaban vivos en su venida.(10) La palabra usada en este texto para "reunión" generalmente significa una reunión entre un visitante dignatarios y representantes de la ciudad o pueblo que se visita. Tal reunión ocurriría fuera de la ciudad o pueblo, y el visitante y la fiesta de bienvenida regresarían a la ciudad.(11) Esta palabra se usa dos veces en otra parte del Nuevo Testamento (Hechos 28:15, Mateo 25:6), en ambos casos que se refieren a una reunión que tiene lugar antes de que las partes regresen al lugar visitado. El significado y el uso de este término sugieren que en el caso del rapto, los santos que se encuentran con el Señor en el aire regresarán con él, no al cielo, sino a la tierra a la que él llega en su parusía.

Tercero, se dice que el resultado de este rapto, o de arrebatado con el Señor en el aire, es la bendición de estar siempre con el Señor. Este lenguaje se adapta mejor a las circunstancias del estado final en el que los creyentes, ahora resucitados y glorificados, habitarán para siempre en la comunión más íntima e ininterrumpida con el Señor Jesucristo. Estar siempre con el Señor no se limita a un período de siete años en el cielo o incluso mil años en la tierra. Más bien, la lectura más simple de este pasaje es tomarlo como una descripción del estado final.

Y cuarto, varias características de la descripción de este rapto no encajan bien con la posición dispensacionalista. La venida del Señor, como se describe en estos versículos, es un evento público visible, que se señala por el descenso de Cristo del cielo "con voz de mando, con la voz del arcángel y con la trompeta de Dios". Sin embargo, en el Dispensacionalismo, se dice que el primer regreso de Cristo es un rapto secreto, en el cual los creyentes serán arrebatados de repente sin previo aviso. Esta enseñanza se basa en parte en una apelación a Mateo 24:40-41 que se considera una descripción paralela del rapto, aunque ya hemos notado que ese pasaje no enseña un rapto pre-tribulacional. Sino que la descripción en 1 Tesalonicenses 4:16-18 responde a las descripciones de la revelación de Cristo desde el cielo al final de la era en otros pasajes (cf. 1 Cor. 15:23-24, 2 Tes. 2:8). Estos pasajes hablan del regreso de Cristo como un evento público que cerrará el período actual de la historia.

Por lo tanto, la enseñanza de un rapto pretribulacional tal como se entiende en el marco del Dispensacionalismo no se basa en la enseñanza de ningún pasaje bíblico. Tampoco es una enseñanza que pueda resistir un escrutinio cuidadoso, particularmente cuando se compara con la enseñanza general de las Escrituras con respecto al regreso de Cristo al final de la era. La Biblia no enseña que los creyentes estarán exentos de la tribulación presente o futura al final de la era actual, ni que el rapto será el evento descrito por el Dispensacionalismo. El único pasaje que habla del evento comúnmente conocido como el rapto apenas apoya la opinión que goza de tanta popularidad entre los dispensacionalistas.

________________________________________________________________
Notas.

1. El término ëraptureí viene de la traducción de la Vulgata en latín de rapiemur (raptus), para representar la expresión ëcaught upí.

2. Vea Millard J. Erickson, Basic Eschatology (Grand Rapids: Baker, 1998), pp. 125-181.

3. The New Scofield Reference Bible, notas sobre Lucas 21:27, 2 Tesalonicenses 2:3, Tito 2:11, Apocalipsis 19:19. Vea Lewis Sperry Chafer, Systematic Theology (Dallas: Dallas Seminary Press, 1948), 4: pp. 367-8; y J. Dwight Pentecost, Things to Come (Findlay, Ohio: Dunham, 1958), pp. 202-4.

4. The New Scofield Reference Bible, Notas sobre Daniel 9:24, Apocalipsis 7:14, 11:2, 19:19.

5. Algunos dispensacionalistas también sostienen que se debe establecer una distinción clara entre la parousia y el Día del Señor, es decir, la revelación de Cristo después del período de siete años de tribulación. Para una expresión moderada de esta distinción, vea the New Scofield Reference Bible, Notas sobre 2 Pedro 3:10 y Apocalipsis 19:19. Sin embargo, en 2 Tesalonicenses 2:1, 2, estas expresiones se usan para describir el mismo evento. (…) Os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. Para una evaluación más completa de la enseñanza del dispensacionalismo de dos fases del regreso de cristo, vea George E. Ladd, The Blessed Hope (Grand Rapids: Eerdmans, 1956); y Robert H. Gundry, The Church and the Tribulation (Grand Rapids: Zondervan, 1973).

6. En los Evangelios de Mateo, Marcos y Lucas, la palabra 'iglesia' se usa solo en tres lugares (una vez en Mateo 16:18, dos veces en 18:17). También debe notarse que la referencia inmediata de estos versículos en Mateo 24 es la tribulación experimentada en el momento de la destrucción del templo en Jerusalén en el año 70 DC. Aunque anteriormente he argumentado que la referencia secundaria y más distante de estos versículos es a un período de tribulación que precede al regreso de Cristo al final de la era (de la cual esta tribulación anterior es un antitipo), la referencia obvia a la destrucción de Jerusalén en estos versículos milita fuertemente contra la visión dispensacionalista.

7. New Scofield Reference Bible, nota sobre 2 Tesalonicenses 2:3.

8. Es instructivo observar que dos pasajes en el libro de Apocalipsis (2:22 y 7: 9-17) se refieren a la "gran tribulación" en referencia a circunstancias que, desde el punto de vista del presente, están en el pasado. Estos pasajes ilustran cómo la restricción dispensacionalista de la tribulación, especialmente la gran tribulación, al período de siete años entre la primera y la segunda fase del regreso de Cristo, no se ajusta al patrón bíblico de enseñanza sobre el futuro.

9. New Scofield Reference Bible, notas sobre 1 Tesalonicenses 4:17 y Apocalipsis 19:19.

10. Las palabras expresadas en mayores traducciones, ëto meetí, generalmente traducen 2 palabras griegas, eis apanteesin, literalmente, en reunión.

11. Vea E. Peterson, apanteesis, Theological Dictionary of the New Testament, ed. Gerhard Kittel, trans. Geoffrey W. Bromiley (Grand Rapids: Eerdmans, 1964), I: pp. 380-81.

Por: Cornelis P. Venema

De su libro: The Promise of the Future

Traducido al español por: Carlos J. Alarcón Q.

Autor

El Dr. Cornelis P. Venema es Decano de la Facultad y Profesor de Estudios Doctrinales en el Seminario Reformado Mid-America, Dyer, Indiana. Es coeditor del Mid-America Journal of Theology y editor colaborador de una columna sobre doctrina para el periódico mensual The Outlook . Sus escritos incluyen dos estudios de credos y confesiones: Pero por la gracia de Dios: una exposición de los cánones de Dort y Lo que creemos: una exposición del credo de los apóstoles. Obtuvo su doctorado en el Seminario Teológico de Princeton por su trabajo en la teología de John Calvin y se desempeñó como pastor en la Iglesia Cristiana Reformada en Ontario, California y el sur de Holanda, Illiniois. Él y su esposa Nancy tienen cuatro hijos.

Fuente: The-Highway.com

2 comentarios:

  1. Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo,
    1 Tesalonicenses 5:9 . Son doctrinas no esenciales, un día estaremos frente al señor Jesucristo, todos lo que interpretabamos de diferentes.bendiciciones hermanos, sigamos creciendo en la santidad del señor sin la cual nadie verá al señor Jesucristo.

    ResponderEliminar
  2. Parece ser que acabo de confirmar las citas dadas en la Biblia scofield y dice otra cosa a la que uds se refieren si habla del arrepentimiento de la iglesia antes de la tribulación y la gran tribulación.

    ResponderEliminar

Post Top Ad

Your Ad Spot