Doctrinas de la Gracia

13 may. 2020

YA NO OS LLAMARÉ SIERVOS. Explicación de Juan. 15: 15



JUAN 15: 15-16 dice:

15 “Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.
16 No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé”.

Los falsos profetas han manipulado este pasaje para soportar, dentro de su falso evangelio de la prosperidad, la doctrina errónea que enseña que somos herederos de bienes materiales.

Según ellos, todo cristiano deja de ser siervo y se convierte en amigo de Cristo (versículo 15)  y por tanto heredero que hace valer su herencia con solo pedirla, malinterpretando el versículo 16.

Igualmente, con base en este pasaje, soportan el argumento que prefieren llamarse líderes en las congregaciones y no siervos, porque el siervo no hereda.

VEAMOS LA INTERPRETACIÓN CORRECTA DEL PASAJE

Jesús estaba con sus apóstoles en el aposento alto celebrando la última cena cuando dijo que los llamaría amigos y no siervos. Se los dijo en un contexto de intimidad y confraternidad. El Señor sabía que era la última vez que cenaría con ellos y sus palabras fueron especialmente amorosas.

Dijo que los llamaría amigos y no siervos, pero no les dijo que él dejaría de ser su Señor. El que los llamará amigos y no siervos, no significa que Cristo deja de ser Señor y que yo dejo de ser su siervo. Se lee: “Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os la he dado a conocer”. Estas palabras de Cristo deben comprenderse en su contexto y según lo que claramente exponen. Nos llama amigos porque nos dio a conocer todas las cosas que oyó del Padre, y no porque haya dejado de tener señorío sobre su rebaño. La amistad con Cristo es una amistad en términos de cariño ciertamente, pero sobre todo en términos de revelación. Un siervo puede ser leal a su señor pero sin saber detalles íntimos del mismo. Existe una barrera que evita la confianza: el siervo “no sabe lo que hace su señor”. Pero Cristo ha revelado al Padre a sus discípulos y los ha hecho participes de una intimidad que sólo es propia de la amistad.

De hecho más adelante en el mismo capítulo 15, sigue tratando a sus discípulos como siervos y les enseña en el versículo 20:

“Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra”.

Sus discípulos entendieron claramente que el hecho de que Jesús los considerará sus amigos, no les cambiaba su condición de siervos. La evidencia de esto, es que sus discípulos y los apóstoles, en los libros del nuevo testamento en los que son autores, se consideran y se llaman a sí mismos: SIERVOS. Veamos:

Romanos 1:1 “Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios”

Filipenses 1:1 [Salutación] “Pablo y Timoteo, siervos de Jesucristo, a todos los santos en Cristo Jesús que están en Filipos, con los obispos y diáconos”

Colosenses 4:12 “Os saluda Epafras, el cual es uno de vosotros, siervo de Cristo, siempre rogando encarecidamente por vosotros en sus oraciones, para que estéis firmes, perfectos y completos en todo lo que Dios quiere”

Tito 1:1 [Salutación] “Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo, conforme a la fe de los escogidos de Dios y el conocimiento de la verdad que es según la piedad”

Santiago 1:1 [Salutación] “Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus que están en la dispersión: Salud”.

2 Pedro 1:1 [Salutación] “Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo, una fe igualmente preciosa que la nuestra”

Judas 1:1 [Salutación] “Judas, siervo de Jesucristo, y hermano de Jacobo, a los llamados, santificados en Dios Padre, y guardados en Jesucristo”

Apocalipsis 1:1 [La revelación de Jesucristo] “La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan”

En muchos de los pasajes del nuevo testamento vemos al siervo como heredero, no de cosas materiales, sino de las riquezas de la Gloria de Dios. También la palabra siervo es usada para representar al cristiano modelo de obediencia y humildad. Veamos:

Hechos 2:18 “Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán”.

Hechos 4:25 “que por boca de David tu siervo dijiste: ¿Por qué se amotinan las gentes, Y los pueblos piensan cosas vanas?”

Hechos 4:29 “Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra”

Romanos 6:18 “y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia”.

Romanos 6:22 “Más ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna”.

2 Corintios 4:5 “Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús”.

Gálatas 1:10 “Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo”.

Efesios 6:6 “no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios”

Hebreos 3:5 “Y Moisés a la verdad fue fiel en toda la casa de Dios, como siervo, para testimonio de lo que se iba a decir”

1 Pedro 2:11 [Vivid como siervos de Dios] “Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma”

1 Pedro 2:16 “como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios”.

La errónea enseñanza de los falsos profetas, quienes dicen que los siervos no heredaran y que coloca a los apóstoles del primer siglo como excluidos de la gloria de Dios, se cae fácilmente cuando leemos la biblia en contexto, como lo hemos hecho en este estudio.


Este pasaje, los falsos maestros lo leen suelto, o sea sin ir a otros pasajes, sobre todo en clases de “liderazgo” para inflar el ego de quienes quieren ser líderes de sus congregaciones, que se encarguen de reclutar a los futuros y potenciales diezmadores.

Demos las gracias y la Gloria a Dios que nos ilumina su Palabra y nos permite entenderla con claridad para no caer en manipulaciones ni malinterpretaciones.

Gracia y Paz

Cesar Ángel

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot